Cómo hacer un Plan de Desarrollo Profesional si eres joven y quieres crecer

Publicación
05 de marzo de 2019
Lectura: 5 minutos

Avanzar y conseguir metas es un apartado esencial en el desarrollo profesional de cualquier persona. Esta es la razón por la que, como en otras etapas de nuestra vida, debe ser preparada minuciosamente. Hoy te damos las claves para confeccionar tu propio Plan de Desarrollo Profesional para jóvenes. Será un gran apoyo en tu camino hacia el éxito.

No es la primera vez que planificas tu vida

Muchos jóvenes siente vértigo a la hora de plantearse que deben planificar cómo deben desenvolverse en el ámbito profesional. Sin embargo, los jóvenes llevan años realizando previsiones y evolucionando según las directrices que se han marcado.

<<Conoce las últimas ofertas del mercado para desarrollarte como profesional >>

Efectivamente, toda la fase de estudios y preparación que ha determinado el momento en el que se encuentran, ha precisado de un plan de desarrollo personal. Como estudiantes tuvieron que marcarse metas y estipular los pasos por los que debía regirse su modo de proceder.

Evidentemente, nos estamos refiriendo a un plan de estudios. Pero no debemos olvidar que, en esa fase de la vida, ése era nuestro trabajo y no estuvo exento de planificación en ningún momento.

Una vez que hemos tomado conciencia de ello, nos resultará más fácil elaborar un Plan de Desarrollo Profesional. Te vendrá muy bien si eres joven y quieres crecer laboralmente.

Qué entendemos por Desarrollo Profesional

La trayectoria ocupacional tiene un lugar destacado en nuestro bagaje personal. Por ello es preciso que, tal y como hicimos con otros hitos de nuestra vida, la preparemos de la manera más efectiva posible.

A la hora de repasar tu carrera es fácil rememorar hechos del pasado: el primer empleo, los puestos y empresas en las que has pasado algún tiempo, la relación que te unía a tus compañeros, las labores que desempeñaste…

Resulta sencillo elaborar, por ejemplo, un curriculum vitae. Para ello, solo has de basarte en hechos del pasado. Sin embargo, encarar un Plan de Desarrollo Profesional te obliga a enfocarte en el futuro.

Sin embargo, trabajar con supuestos hace que imagines cómo deseas que se desarrolle tu carrera a lo largo del tiempo y cuáles son los objetivos que quieres alcanzar. Sobre todo si eres joven, hacer un ejercicio de planificación te ayudará a orientar tus acciones.

Tras los pasos de las empresas

En la actualidad, el mercado es tremendamente competitivo para las empresas. De hecho, ellas son las primeras en realizar una minuciosa planificación que no las deje fuera del escenario comercial. Cada paso futuro está premeditado hasta el extremo.

En un escenario como este no hay cabida para la improvisación y eso debe calar en el trabajador. Si además, eres joven y deseas prosperar, no puedes permitirte el lujo de dejar tu éxito en manos del azar.

Los jóvenes con ambiciones profesionales deben seguir el ritmo que marcan las empresas. En todo caso, si no son capaces de hacerlo corren el riesgo de quedarse desfasados, descolgados y fuera del mercado laboral.

La importancia del Plan de Desarrollo Profesional para los jóvenes

Una planificación adecuada te permitirá, como empleado, poder fijarte tus metas a largo plazo. Además, te ayudará a confeccionar un ideario capaz de permitirte alcanzar tus propósitos laborales.

El Plan de Desarrollo debe convertirse en un historial que consultes y actualices constantemente. En absoluto debe ser inamovible, al contrario. Debes acudir a él cada vez que quieras cambiar tu rumbo laboral o impulsar tu carrera hacia otros derroteros.

Está claro que cuando lo concibas, el documento debe integrar tus habilidades e intereses laborales, además de la formación y la preparación adecuadas para la carrera que hayas elegido.

En definitiva, un Plan de Desarrollo Profesional debe dejar claro qué eres, profesionalmente hablando, qué deseas hacer, que habilidades y cualificación posees para conseguirlo y cuáles son los pasos a seguir para lograr tus metas.

Redactar el Plan de Desarrollo Profesional perfecto

Como joven empeñado en alcanzar unos objetivos, la redacción del plan debe depender de ciertas variables, como el tipo de carrera para la que te has preparado, la clase de profesional que deseas ser y los objetivos y metas que te has propuesto alcanzar.

Es decir, hablamos de una planificación tan personal que no existe una táctica genérica para la redacción del documento. No obstante, conviene que ciertas cuestiones sean siempre valoradas.

Reglas básicas para un Plan de Desarrollo

  • Autoconocimiento. Analízate de manera crítica. Para ello, procura saber cómo te percibe el resto. Observa de qué manera sueles actuar y qué tendrías que mejorar. Este apartado te permitirá tener claras cuáles son tus capacidades y te permitirá ser una persona más segura.
  • Perfila tus objetivos. Ten claro cuáles son los logros que te harían sentir como un experto desarrollado, como un trabajador realizado. Debes hacer un ejercicio mental que te permita determinar qué deseas para dentro de unos años: seguir en la misma empresa, conciliar vida laboral y personal, alcanzar puestos de dirección, reducir jornada… Por eso, planifica a largo plazo, pero déjate una sección para cuestiones más cercanas: lo que deseas para dentro de unos meses o el año que viene.
  • Determina tus puntos fuertes y tus flaquezas. Saber cuáles son tus habilidades te permitirá presentarte con mayor seguridad ante tus empleadores. Podrás venderte mejor. Identificar tus debilidades, en cambio, te da la posibilidad de plantearte las acciones que precisas para vencerlas.
  • Rígete por una táctica. El análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) es una de las mejores técnicas para el autoconocimiento. Va más allá de debilidades y fortalezas y te permite contar con tus propios recursos y con coyunturas que favorezcan tu crecimiento y que habías pasado por alto.
  • Establece un programa que potencie tus habilidades. Ya has analizado todos los aspectos que afectan a tu actitud técnica. Ahora es el momento de diseñar la planificación. Empieza por la identificación de tus debilidades y amenazas más preocupantes. Serán para las que priorices una solución: sistema de perfeccionamiento, tiempo en que lo habrás superado y meta final.
  • Evalúa constantemente tu Plan de Desarrollo Profesional. Cómo has progresado, cuánto te falta para lograr ser el profesional que deseas, ¿estás siguiendo todos los pasos? ¿debes reconsiderar, añadir o eliminar alguna cuestión?… Analizar cómo vas actuando te indicará tu grado de progreso. Una evaluación continua es el mejor sistema para que sepas si tus esfuerzos van en la dirección adecuada.

Siempre que puedas, dedica un poco de tiempo a revisar tu Plan de Desarrollo Profesional. Si eres joven y quieres crecer debes acostumbrarte lo antes posible a que estas revisiones formen parte de tu rutina. Recuerda que es el camino para alcanzar los objetivos que deseas alcanzar en tu carrera profesional.

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar

Últimos artículos publicados

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar guía