Consigue mejorar el ambiente de trabajo con estos trucos: ¡está en tus manos!

Una de las conclusiones más recurrentes entre los profesionales de Recursos Humanos es la importancia de un buen ambiente de trabajo para el óptimo funcionamiento de una empresa. Esto tiene un impacto directo sobre la productividad, la consecución de objetivos y, por tanto, el éxito del negocio. Además, para los empleados, es mucho más agradable ir a trabajar cada día si se sienten a gusto en el entorno laboral.

El ambiente de la empresa es responsabilidad de todos: la dirección y los empleados contribuyen a crear ese ecosistema idóneo para el trabajo.

¿Cuales son los aspectos que propician este contexto laboral? 

Cómo crear un buen clima laboral

Todo empieza con la comunicación. Un diálogo fluido entre departamentos y empleados es clave, especialmente involucrando a los altos cargos de la compañía.

Los directivos de la empresa deben saber escuchar a la plantilla, mantenerla motivada y manejar las situaciones de tensión de forma adecuada. Y los empleados, a su vez, han de ser capaces de comunicar sus preocupaciones y necesidades.

Este intercambio potenciará la implicación del personal en los equipos y ayudará a crear un entorno en el que se puedan compartir sugerencias e implementar mejoras constantemente. Pero además de la comunicación, hay algunos consejos que conviene aplicar si se quiere contribuir a crear un buen ambiente laboral:

Potenciar la formación

No hay nada más beneficioso para una empresa que sus empleados amplíen sus conocimientos haciéndoles más productivos. Promover formaciones u organizar pequeños talleres impartidos por los propios miembros del equipo puede ser una buena forma de compartir conocimientos y mejorar el ambiente de trabajo. Otra opción es que sean impartidos por expertos para poder conseguir certificados o simplemente tener gente más preparada en tu empresa.

Participar en proyectos de responsabilidad social

La responsabilidad social es un aspecto muy importante para la reputación de muchas empresas y una motivación para muchas personas. Si es tu caso, puedes proponer que toda la empresa se involucre en algún tipo de actividad solidaria. Esto reforzará los vínculos mientras que, de una forma u otra, hacéis algo bueno por el entorno o la sociedad. Además favorece el team building compartiendo actividades que generan un impacto positivo.

Cuidar el espacio de trabajo

Las “happy companies” han puesto de moda durante los últimos años muchas tendencias, entre ellos un nuevo estilo de decoración. Los espacios abiertos, flexibles y con mesas compartidas tienden a relajar el ambiente. Si tienes la suerte de trabajar en una oficina de estas características, preocúpate de cuidarla. Un espacio de trabajo sucio o desordenado (sobre todo en la cocina) puede crear mal ambiente laboral.

Fomentar la empatía

Cualquiera puede tener un mal día; tanto los trabajadores, como el líder. Es importante fomentar la empatía para trabajar en equipo y que este permanezca cohesionado ante cualquier situación. Se requiere tiempo, pero se puede conseguir. Como hemos comentado en otros posts, una de las opciones sería facilitar el teletrabajo cuando el empleado no esté en plenas facultades. Esto puede afectar muy positivamente a la productividad.

Colabora, no compitas

En tu equipo todos trabajáis por un bien común; por eso, es importante que siempre tratéis de colaborar y ayudaos los unos a los otros. La competición solo sirve para crear tensión, distanciar a las personas y estropear el ambiente de trabajo. Este sentimiento de colaboración tiene que nacer de cada uno promovido por una dirección centrada en mantener un buen ambiente de trabajo. Colaborando, todos ganan.

Recibe el feedback

Los procesos de feedback o crítica constructiva son muy comunes en las empresas de hoy en día. Esto se utilizan para buscar puntos de mejora y conseguir que todo los miembros del equipo crezcan y se desarrollen. Cuando te llegue el turno de escuchar los consejos de tu jefe o compañeros recíbelos con una buena actitud y trabaja en ello. Y cuando te llegue el turno, trata siempre de ser constructivo y respetuoso en cada cosa que dices a un compañero.


Como ves, también está en tu mano contribuir a mejorar el ambiente laboral de tu empresa. Con pequeños detalles conseguirás crear una atmósfera de trabajo agradable a la que apetezca volver cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *