“No hay momento difícil que luego no se convierta en un recuerdo de valor”

maria-bru
 

“El que la sigue, la consigue”, debió pensar María, quien en menos de un año obtuvo dos becas, que le abrieron el camino para estudiar inglés y trabajar en Byron Bay (Australia). Pero eso no es todo. Su determinación fue tal, que al regresar a España -siete meses después-, lo hizo con un empleo nuevo de Community Manager, el que actualmente le permite pasar de 3 a 6 meses en Byron Bay y el resto del año en su ciudad natal: Terrassa (Barcelona). Para ella, un trabajo perfecto. En diálogo con el Blog de Adecco, María nos cuenta el inspirador relato de cómo en dos años logró darle un giro de 180º a su vida personal y profesional.

¿Cómo surgió la idea de ir a estudiar inglés y trabajar a Australia?

La verdad es que nunca había pensado en ir a estudiar inglés y trabajar al extranjero y menos en un lugar tan lejano cómo Australia. Creo que fue un mix entre la suerte, el esfuerzo y el destino el que me llevó hasta allí, ya que en menos de año, gané dos becas consecutivas. Cuando tenía 23 años, después de tirar la toalla en mi carrera tenística y acabar mi carrera universitaria de Comunicación Audiovisual, entré como comercial en una oficina vendiendo la publicidad de una página web de educación. En 2014, en un día normal de trabajo, navegando por las redes sociales en busca de nuevas marcas y escuelas, encontré un concurso para ganar un máster en Dirección de Márquetin y Gestión Comercial. Nunca me había planteado estudiar un máster. En primer lugar, porque económicamente no podía y, en segundo lugar, porque siempre había encontrado un buen trabajo cuando lo había necesitado. Pero al ver el concurso lo vi claro: “¿Por qué no te presentas al concurso con algo original?”. Dicho y hecho, con este vídeo me llevé el premio y empecé a estudiar. Mientras estudiaba el Máster, Marta Caparrós, la CEO de AUssieYouTOO vino a hacernos una conferencia sobre cómo había fundado esta startup -que ofrece servicios gratuitos de asesoramiento para personas que quieren vivir, trabajar y estudiar en Australia– sólo a través de las redes sociales, sin ningún tipo de inversión. Me dejó alucinada. No sabía cómo, pero desde el minuto uno de la conferencia yo ya quería ir a Australia. Fue el colmo cuando, al finalizar la presentación, Marta nos dijo que tenía una beca preparada para aquella persona que le presentara un proyecto de Marketing. Ya sabéis el resto… se me pusieron los ojos como platos, me propuse que esa beca era mía y estuve 3 meses trabajando en el proyecto para que fuera lo que Marta buscaba. Me obsesioné y lo conseguí: una beca de 3 meses para estudiar inglés en Australia, con vuelos de ida y vuelta pagados y trabajo de prácticas con AUssieYouTOO. Ahora sólo faltaba dejar mi trabajo indefinido y contárselo a mi pareja y familia… ¿Os imagináis sus caras? Pero en mi cabeza ya no había marcha atrás.

¿Cómo era tu plan de viaje?

Mi idea era pasar 7 meses en Australia disfrutando una experiencia totalmente nueva para mí. Mi plan era sencillo y estaba compuesto de pequeños objetivos: aprender todo el inglés que pudiera, impresionar a los de AUssieYouTOO para seguir trabajando con ellos, aprender a surfear…. Y además, quería cumplir mi sueño: vivir unos meses en una furgoneta, al más estilo hippie. Tenía que aprovecharlo al máximo ya que, en ese momento, pensaba que esa era mi única oportunidad de viajar a Australia y que nunca más iba a volver. Iba a tope, al 100%, a darlo todo y disfrutar al máximo.

¿Qué fue lo que más te impacto de Australia?

Hay muchas cosas que te impactan en Australia. Por ejemplo, la naturaleza. Nunca olvidaré mi experiencia sobrevolando la Gran Barrera de Coral, sus colores surreales y la sensación de estar soñando. Te impacta la fauna autóctona, cuando ves por primera vez a un canguro o a un koala en libertad, animales que no has visto nunca en directo.  Pero si tengo que elegir una de las cosas que más me impactó, me quedo con la manera de ser de los australianos. Apenas llegué me di cuenta que los españoles no somos tan abiertos como pensamos y decimos. Que un australiano que no conoces de nada te ofrezca todo lo que está en sus manos para ayudarte puede impactarte. Pero, que cada día conozcas más y más australianos que son así…que se abren a ti, que te comparten todas sus cosas, que te dan sin querer nada a cambio, hace que te plantees cómo eres en realidad y el significado que tienes en tu cabeza de cosas como ‘ser abierto y amable’ o ‘compartir con los demás’.  Evidentemente, esta fue mi experiencia y en todos los lados hay personas de todo tipo.

¿Fue sencillo conseguir empleo?

Aparte de mis prácticas con AUssieYouTOO por las tardes, durante los fines de semana trabajé como profesora de tenis particular. Iba a una casa y daba dos horas de clase a dos niños australianos. Fue súper fácil conseguir el trabajo. En mi escuela todo el mundo sabía que había jugado profesionalmente al tenis ya que las clases son muy prácticas y lo primero que aprendes es a presentarte y a explicar tu vida. Y mi vida desde los 4 años hasta los 22 había sido tenis, tenis y más tenis. El profesor de actividades extraescolares jugaba a tenis y me ofreció el trabajo. Le dije que no sabía ensenar en inglés y su respuesta fue: ‘Si no sabes decir algo, haz gestos y los niños te enseñaran la palabra que buscas’. Y así, cada día que entrenaba a esos niños a jugar al tenis, ellos me ensenaban inglés. ¡Ah! Y encima cobraba muy bien.

¿En algún momento evaluaste quedarte por más tiempo en el país?

Siempre llega el momento en el que te lo planteas. Australia es alucinante y lo tiene todo. Cuando se acabaron los 7 meses, estaba triste por dejar el país, pero emocionada porque también tenía ganas de volver. Es un mix de sentimientos indescriptible: quieres quedarte, pero también quieres irte. Sin embargo, ya no tenía el sentimiento inicial de ‘tengo 7 meses y nunca voy a volver’, estaba más relajada ya que sabía que iba a volver pronto. Cuando acabé mis prácticas con AUssieYouTOO, a Marta le gustó mi trabajo y me dio un puesto fijo. En AUssieYouTOO trabajamos online, así que tengo la libertad de trabajar desde dónde quiera. Mi casa está en Barcelona, pero durante los últimos dos últimos años he vivido 13 meses en Australia.



¿Qué ha sido lo mejor y qué lo más difícil de esta experiencia?

Lo mejor ha sido vivir toda la experiencia. No hay momento difícil que luego no se convierta en un recuerdo de valor, en algo que has aprendido. Pero me quedo con el sentimiento de libertad que tuve conduciendo por la izquierda mi furgoneta hippie por primera vez. ¡A la aventura! Lo más difícil es llevar bien el sentimiento de ‘querer y no poder’ entender lo que un australiano te está diciendo y dejar la vergüenza a un lado para responder: ‘Lo siento, ¿puedes repetirlo más despacio?’

¿Recomendarías una experiencia como ésta a otros jóvenes, ¿Por qué?

¡Sin dudarlo ni un milisegundo! Aparte de las cosas ya muy típicas de vivir fuera de nuestro país: aprenderás inglés, te abrirá muchas puertas, pensarás diferente… No puedo explicar el por qué con palabras, creo que hay que viajar para comprenderlo ¡cada experiencia es única! Además, no sólo recomendaría vivir una experiencia en Australia, creo que cada país y cada viaje nos aporta algo nuevo. Así que… ¡Todos a viajar!

Categoria: Mi maleta y yo

:: EL BLOG EN LAS REDES ::