“Lo más difícil de emprender es aprender a administrar bien el tiempo y ser efectivo”

Emprendedor. Amajua LTD. Consultor.
 

Alejandro Tabares nunca se había planteado emprender, pero vio la oportunidad de hacerlo y, como él mismo dice, se lanzó a la piscina. Tomó la decisión en Londres, donde lleva viviendo cuatro años con su mujer y sus hijos, y creó Amajua LTD, una consultoría especializada en IT que ayuda a las empresas a desarrollar su máximo potencial en la red. Hablamos con él para que nos cuente cómo ha sido el proceso de emprender en el extranjero.

¿Qué es un consultor de servicios IT?

Básicamente es alguien con un conocimiento técnico avanzado. Normalmente, alguien con conocimientos de programación y experiencia en desarrollo, que ayuda a las empresas a encontrar la solución óptima para sus necesidades relacionadas con la tecnología, especialmente en el ámbito de internet. Cuestiones como elegir, implantar y escalar soluciones e-commerce, gestores de contenidos o intranets corporativas son muy comunes.

¿Habías emprendido antes? ¿Te dio miedo meterte en esta aventura?

Anteriormente había hecho trabajos freelance, pero nunca había montado algo “full time”. La verdad que al principio me dio bastante respeto, ya que es algo completamente nuevo y que conlleva riesgos, porque emprender es arriesgado y es importante saberlo. Pero lo tenía claro y, como tenía cierta red de seguridad, me tiré a la piscina.

¿Te hubieras atrevido a hacerlo en España?

En un mundo ideal, con las mismas condiciones… sí, claro. Pero siendo realistas la respuesta es no porque dudo mucho que hubiese encontrado la flexibilidad necesaria para llevarlo a buen puerto.

¿Qué pasos seguiste para emprender en Londres?

A través de antiguos compañeros surgió la oportunidad de participar en un proyecto muy ambicioso sobre una nueva red social creada por alguien muy interesante aquí en Londres: el creador del juego Lemmings. Al mismo tiempo que estaba con otros proyectos para ayudar a empresas del sector inmobiliario en su transformación hacia el mundo digital, asesorándoles sobre estrategias online, posicionamiento, marketing digital e implementándoles algunas de estas soluciones. Todo esto, más algunos proyectos freelance que ya llevaba desarrollando desde hace tiempo, me hicieron pensar que podía realmente empezar algo nuevo y propio que aún no sabía cómo llamar pero a lo que iba dando forma por el camino.

Ahora que Amajua LTD ya es una realidad, ¿qué ha sido lo más complicado de este proceso de convertir una idea en algo que funcione?

Realmente lo más difícil es aprender a administrar bien el tiempo y ser efectivo. Creo que el tener experiencia trabajando en agencias me ha ayudado un poco, ya que en ellas normalmente tienes muchas bolas en el aire a la vez y los tiempos son algo caóticos, pero sigo en proceso de mejora. Al final, es un equilibrio delicado en el que hay una idea, que es ofrecer una gran calidad (de la de verdad, no de la de eslogan) gracias a la experiencia acumulada durante estos años, trabajando para distintos sectores y la rentabilidad del tiempo empleado. Pero bueno “seguimos trabajando” y “partido a partido”, ¿no?

¿Y lo más satisfactorio?

Ver cómo los proyectos en producción y todo ese trabajo y conjunto de pequeños detalles, cambios de requerimientos de última hora, etc. se hacen realidad y, encima, te gusta. El último proyecto lanzado, https://www.lagasca99.com, por ejemplo, demuestra cómo hemos cogido un producto fantástico que en el espacio digital tenía un branding muy trabajado y hemos conseguido transmitir ese valor y calidad en su web.

¿Cómo es el lugar donde trabajas? ¿Qué es lo que más te gusta de él?

Trabajo en lugares muy variados: mi casa, el tren o metro, cafeterías, en ocasiones las oficinas de clientes… Por elección he evitado tener una oficina física ya que hoy en día para mi actividad no es necesario y me permite ser mucho más competitivo en el precio, de manera que mis clientes obtienen más valor por el mismo precio o un precio menor si esta es su necesidad.

¿Y tu día a día?

Mucho más calmado que antes, la verdad. Suelo llevar a mis hijos al cole 3 días a la semana y luego o vuelvo a casa o a las oficinas del cliente, donde llego sobre las 10 aunque aprovecho para hacer cosillas en el tren. Normalmente trabajo hasta las 5 y luego por la noche, cuando se acuestan los niños, suelo quedarme una hora haciendo cosas. Siempre estoy disponible en el movil/Slack/Skype/etc… Los clientes no esperan que estés calentando una silla, sino que resuelvas sus problemas cuando los tienen de la forma más inmediata posible y que estés para ellos cuando te lo piden, por lo que de momento la fórmula está funcionando bastante bien para ambas partes.

¿Te gustaría volver a trabajar por cuenta ajena?

Quizá en un futuro, pero no como trabajaba antes… Tendría que ser algo más participativo, en lo que pudiese desarrollar un área y tener control y decisión sobre ciertos aspectos del negocio.

Suena a tópico y no soy muy fan de las frases de famosos, pero me gusta esa de Steve Jobs que dice algo como: “Contratamos gente inteligente para que nos diga qué hacer, no para decirles cómo hacer las cosas”. ¡Pues eso!

¿Y montar tu negocio en España?

Ahora mismo tengo actividad en España y estoy contento con mis clientes, la verdad que son gente con una mentalidad muy abierta y con ganas de hacer cosas y eso anima mucho. Pero también da algo de miedo porque tras mucho años trabajando en España tengo una visión algo negativa de nuestra cultura a la hora de hacer negocios, sobre todo de cómo confrontar los problemas de una forma positiva, primando la resolución de estos sobre cubrirse la espalda para no tener “la culpa”.

Categoria: Conversaciones

:: EL BLOG EN LAS REDES ::