Qué es y qué hace un agente inmobiliario

Publicación
07 de agosto de 2019
Lectura: 3 minutos
Agente comercial inmobiliario

Los requisitos necesarios para convertirse en agente inmobiliario en España siguen siendo los mismos que hace unos años. No son necesarios títulos, licencias, exámenes, certificaciones ni estar colegiado.

Es decir, toda persona con perfil emprendedor y ganas de trabajar puede especializarse en este sector. De todas formas, para tener éxito es recomendable contar con una formación básica, distintas técnicas de venta y vocación comercial. Sin olvidar los conocimientos de Internet y Redes Sociales para tener presencia online.

<< Conoce ahora todas las empresas en las que puedes trabajar con Adecco >>

Qué es un agente inmobiliario

Un agente inmobiliario es aquella persona que se dedica a la compraventa de inmuebles. Visita las propiedades en venta, se las muestra a los potenciales clientes, gestiona el papeleo necesario, pacta las condiciones con los propietarios de las viviendas, asesora y evalúa el estado del mercado inmobiliario.

A diario, las tareas del agente inmobiliario son muy variadas y están relacionadas con funciones de administración, comerciales, legales y de negociación. No hay duda, el agente inmobiliario requiere de un perfil multitarea.

La necesidad de dominar diferentes partes del sector inmobiliario no significa que el agente deba saberlo todo. Más bien debe exprimir al máximo sus habilidades para destacar sobre los demás. Y sacar partido de los momentos idóneos para el cierre de ventas.

Por ejemplo, si tu perfil como agente inmobiliario es más comercial y tienes buenos resultados con el trato a los clientes, lo más recomendable será que dediques la mayor parte de la jornada a estas tareas. Deja el resto de los trámites a tus compañeros para que la inmobiliaria tenga éxito y beneficios.

Funciones del agente inmobiliario

Ninguna agencia inmobiliaria es igual a otra. Por ello, las funciones del agente inmobiliario variarán según la empresa y su localización. En las grandes ciudades el mercado de propiedades disponibles es mucho más amplio que en un municipio pequeño. Por tanto, la competencia entre agencias será mucho mayor.

A pesar de las variedades de metodologías laborales, el trabajo del agente inmobiliario será siempre el mismo. La gran diferencia reside en la cantidad de gestiones a realizar y el número de horas que requieren.

Para dedicarte por completo al sector de la compraventa de inmuebles, debes cumplir con las siguientes competencias:

Funciones administrativas

El papeleo y la burocracia reinan en el sector inmobiliario. El agente redactará contratos de compraventa, presupuestos, descripciones de viviendas… Además, debe dominar las reglas del mercado y conocer los ámbitos legales del sector.

Como trabajador de una inmobiliaria deberás tener conocimientos específicos de:

  • Impuestos relacionados con la vivienda
  • Redacción de contratos de alquiler y compraventa
  • Derechos y obligaciones de las comunidades de propietarios
  • Leyes de arrendamientos urbanos

Funciones comerciales

El 70% de la jornada laboral del agente inmobiliario consiste en labores comerciales. Estas tareas son más amenas que las burocráticas y suelen ser las favoritas de los trabajadores. Aquí es donde entran en juego la reputación, el salario y las comisiones de los agentes.

Trato con clientes, gestión de precios y ofertas, funciones de marketing… Estas son solo algunas de las funciones comerciales a realizar. Comprenden desde llamar y concertar citas con posibles compradores para enseñarles locales y viviendas hasta subir a Internet y las Redes Sociales las características de los inmuebles en venta. Todo ello sin cesar en el empeño de conseguir nuevos contratos para poner en venta.

En este apartado, es muy rentable para el agente inmobiliario apostar por el Home Staging. Se trata de un conjunto de técnicas que realzan la vivienda para resultar más atractiva ante posibles compradores.

Funciones de negociación

El objetivo final de todo agente inmobiliario es el cierre de ventas. Sin embargo, la negociación de precios es la que menos tiempo requiere por parte del trabajador. Se calcula que solo le llevará entre un 20% y un 30% realizar estas funciones.

Para llegar a este punto, cuenta mucho el trabajo previo. Las horas al teléfono, concertando citas, la atención a los clientes y resolución de sus dudas, la redacción de los contratos de alquiler o compraventa… todos estos aspectos son fundamentales para llegar al cierre de la venta.

Destacan las siguientes técnicas de ventas para tener más éxito:

Deja fluir tu don de gentes y exprime al máximo tus dotes comerciales para destacar como agente inmobiliario. Siempre puedes trabajar para una inmobiliaria ya existente o emprender con tu propio negocio.

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar

Últimos artículos publicados

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar guía