Cómo hablar con tu jefe sobre problemas laborales

Publicación
15 de junio de 2020
Lectura: 3 minutos
Hablar con el jefe

Suponemos que a la hora de hablar con tu jefe sobre problemas laborales no deseas redactar una carta abierta que se vuelva viral. Y mucho menos atraer atención sobre tu persona (buena y mala), provocar debates sobre los Millennials, los salarios, etcétera. Por ello, queremos dejaros cinco consejos para que puedas hablar con tu jefe sobre cualquier problema que te surja en el trabajo.

<< Conoce las últimas ofertas del mercado para jóvenes con estudios universitarios como tú >>

5 consejos para saber cómo hablar con tu jefe

1. Asegúrate de que el problema es legítimo y está fuera de tu control

Detente un momento, respira y descansa. Ahora, reflexiona sobre el tema que te preocupa. ¿Se trata de algo tan importante que impacta significativamente sobre tu trabajo o el de tus compañeros? ¿Es un problema a corto o largo plazo? ¿Crees que la situación mejorará o empeorará si lo planteas? Por lo general, no es bueno dejar que nuestras emociones superen la lógica, especialmente en el trabajo. Por ello, asegúrate de agotar todas las vías razonables que puedan permitirte solucionar el problema por tu cuenta, antes de transmitírselo a tu jefe.

2. Enfoca cuidadosamente el tema a tratar

Piensa qué es lo que le vas a decir a tu jefe y cómo lo vas a hacer. ¿Qué estrategia consideras que funcionará mejor para ambos? ¿Qué prefiere tu jefe, una reunión de emergencia en su oficina u otra planificada con antelación? ¿Le gustan más las conversaciones informales o formales?

Busca el medio que os haga sentir cómodos a los dos y prográmate el encuentro si es necesario. Según sea la naturaleza del problema, elije un ángulo estratégico para abordar la situación. Por ejemplo, si tu jefe suele centrarse en los resultados finales, concéntrate en cómo el problema afecta los ingresos (si lo hace). O, si él / ella tiene que ver con la cultura, puedes transmitirle cómo está proyectando una nube negra sobre el entorno de la oficina.

3. No olvides que tu jefe ya pasó por eso

Este no es su primer rodeo ni tú tampoco eres el primero en plantearle un problema. Ni serás el último. Saber esto te permitirá entrar en la conversación con más confianza y menos aprensión. Los gerentes, directores y ejecutivos de C-suite están capacitados para lidiar con todo tipo de problemas que puedan plantear los empleados, desde disputas interpersonales hasta un pobre equilibrio entre la vida laboral y personal, problemas salariales y mucho más.

La forma en que manejan cada situación puede depender de la magnitud de la queja, el momento, su experiencia, su personalidad y una letanía de otras variables, pero ten la seguridad de que tu conversación no será completamente nueva e incómoda.

4. Reconoce los aspectos positivos

Comienza la conversación con una nota positiva. Agradece a tu jefe su tiempo y menciona los aspectos prometedores de tu trabajo. Segundo, menciona el hecho de que estás tratando de mejorar otros aspectos en un esfuerzo por ser más feliz y productivo. Luego, haz una transición con tacto hacia tu problema, de manera concisa (recuerda, tu jefe está ocupado siendo un jefe), explicando por qué es importante. Incluso puedes ser más proactivo haciendo sugerencias que puedan rectificar las cosas.

Una vez que hayas presentado tu caso, escucha atenta y respetuosamente la respuesta, ya sea un simple «gracias por traerme esto, lo pensaré» o un complejo «ok, gracias, ahora hablemos de esto más detalle…»

5. Sé tú mismo al hablar con tu jefe

No dejes que la situación te abrume. No te ofusques tanto que pierdas la compostura. Sí, todos tenemos nuestras propias formas de hacer frente a situaciones tensas, pero piensa en esto como una oportunidad para mejorar tu carrera e impresionar a tu jefe. Si eres honesto y no te alejas demasiado de tu personalidad normal, saldrás más genuino y resuelto, y tu jefe lo apreciará. Es una comunicación efectiva y demuestra que realmente te importa.

Nadie quiere tener problemas en el lugar de trabajo, pero cuando surjan, prepárate para resolverlos profesionalmente. Hablar con tu jefe no es sinónimo de hablar con dios. Es un trabajador más, como tú, y parte de sus funciones consisten en lidiar con la problemática que le plantees.

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar

Últimos artículos publicados

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar guía