Cómo contar que te han despedido en una entrevista de trabajo

Publicación
07 de enero de 2020
Lectura: 4 minutos

Comienza un nuevo año y queremos encontrar trabajo pronto para poder sacarle el máximo partido. Poder vivir tranquilos sabiendo que mes a mes recibiremos una retribución por nuestro empleo o, simplemente, tener un extra de dinero periódico para nuestros asuntos. Sea como sea, todos tenemos que pasar por la entrevista de trabajo para conseguir el empleo que queremos.

Acceder al puesto que deseamos puede resultar algo difícil dependiendo del sector laboral al que pertenezcamos. Y por supuesto, la experiencia que hayamos podido adquirir. Acceder a un proceso de selección no siempre es sencillo. Por eso, una vez que estamos preseleccionados es momento de prepararnos de cara a las preguntas que pueden hacernos en la entrevista de trabajo.

<< Conoce las últimas ofertas del mercado para desarrollarte como profesional >>

Contar con un buen currículum nos ayudará a ampliar las posibilidades de ser seleccionados. Ya os hemos explicado en varias ocasiones cómo redactar un buen cv incluso si no tienes experiencia previa. Saca partido a nuestros consejos y en nada estarás trabajando.

Ahora bien, si estás buscando un nuevo empleo porque llevas tiempo sin trabajar o te han echado de tu empleo… ¿cómo lo explicas sin meter la pata en tu encuentro con el reclutador?

El hecho de tener vacíos temporales en el currículum es de lo más normal. El exceso de los trabajos temporales fomenta este tipo de situaciones y, en estos casos, la explicación resulta bastante sencilla. Los periodos de inactividad son el resultado de no encontrar un nuevo trabajo eventual.

Preparar la entrevista de trabajo

Pero ¿cómo crees que debes reaccionar si lo que ha sucedido es que no tienes un expediente impoluto? Tranquilo, nada es insalvable. Todo dependerá de cómo cuentes las cosas. Una explicación adecuada puede ser la clave para hacerte con el trabajo ofertado. Igualmente, si no respondes como debes, te descartarán al momento.

El hecho de haber sufrido un despido no es sinónimo de estar vetado en el mercado laboral. Son cosas que pasan y deben superarse. Perder el tiempo lamentándose no tiene sentido.

Como ocurre con cualquier entrevista de trabajo, debes prepararte respuestas a preguntas que consideres pueden formularte los reclutadores. En el caso de tener que responder ante un despido previo, debes mostrar con tus palabras no el motivo del despido en sí, sino contar lo que has aprendido con él y demostrar tu capacidad de resiliencia. Un despido nunca puede acabar con tu trayectoria profesional.

Apuesta por la honestidad y la transparencia

Quizá te seduzca la idea de mentir o escurrir el bulto en la entrevista de trabajo cuando te hagan la temida pregunta. Depende de ti actuar así o apostar por la honestidad y la transparencia.

Los especialistas en Recursos Humanos recomiendan honestidad ante todo. Lo importante para los reclutadores no es el motivo del despido en sí, sino cómo has reaccionado tú ante este. Además, mentir sobre si te han despedido o no es fácilmente detectable en los procesos de selección. El acceso a tus referencias es más fácil que nunca con las redes sociales.

Insistimos en que lo realmente importante es dar una respuesta convincente, en la que puedas demostrar qué has aprendido sobre el fracaso, tu capacidad de aprendizaje y la resiliencia que posees. Todos somos susceptibles de ser despedidos. Lo que importa es cómo lo afrontamos y continuamos hacia adelante.

No culpes a la empresa

Jamás culpes a la otra empresa de tu despido en la entrevista de trabajo. Sí, como humanos tenemos tendencia a culpar a los demás de lo que sale mal. Sin embargo, debes evitar culpar a los demás de tu fracaso durante el encuentro con el reclutador.

Lo mismo ocurre a la hora de hablar de excompañeros, anteriores jefes o empresas en las que has trabajado. Si lo haces, solo conseguirás dar la impresión de hablar mal de tu futura empresa, compañeros, clientes y jefes. A nadie le gusta eso.

En aquellas situaciones en las que directamente se te pregunte si el motivo del despido ha sido por falta de buena relación con compañeros o superiores, intenta no responder. Antes de mentir o escurrir el bulto, apuesta por frases como “prefiero no entrar en eso al ser un tema del pasado y, además, las otras personas están ausentes” o “prefiero centrarme en el futuro y en todo lo que puedo aportar a esta empresa”.

Gracias a esta actitud, mostrarás una personalidad libre de resentimiento hacia tus excompañeros y empresa anterior. Además, será un claro ejemplo de tu capacidad de aprendizaje.

El hecho de haber sido despedido de un anterior trabajo no implica que estés marcado y no puedes acceder de nuevo a otro puesto de trabajo. En la entrevista de trabajo, el reclutador te preguntará al respecto para descubrir qué has aprendido de ese fracaso. Su intención no es descartarte así sin más. No tengas miedo y sé sincero en tus respuestas. Saldrás bien parado. ¡Ya lo verás!

Etiquetas:
Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar

Últimos artículos publicados

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar guía