Siete maneras de evitar distracciones en el trabajo

Publicación
05 de diciembre de 2019
Lectura: 5 minutos
distracciones

Si eres de esas personas que se distrae con el mínimo esfuerzo, este artículo te interesa. En general, las oficinas suelen ser espacios abiertos donde se concentran los cubículos o escritorios de los empleados. El hecho de estar rodeado de otros trabajadores, las idas y venidas de clientes y demás personas, los teléfonos ajenos, el ruido general de la oficina… todo ello contribuye a fomentar las distracciones en el trabajo.

Esta pérdida de concentración se traduce siempre en lo mismo: pérdida de tiempo y disminución de la productividad. Hay trabajadores que se distraen con el vuelo de una mosca, otros que se concentran más fácilmente, pero sea como sea, es imposible que nadie esté concentrado al cien por cien todo el tiempo durante la jornada laboral.

De hecho, hay ocasiones en las que evitar las distracciones en el trabajo se convierte en todo un desafío. No temas y hazle frente. Lo importante es poder centrarse en las tareas pendientes y no permitir que nada te influya.

A continuación, os desvelamos algunos consejos sobre cómo evitar distracciones en el trabajo. Todos ellos han sido probados y los resultados son bastante satisfactorios. Si nosotros lo hemos conseguido, ¿por qué tú no?

<< Conoce ahora todas las empresas en las que puedes trabajar con Adecco >>

Consejos para evitar las distracciones en el trabajo

Sin perder más tiempo y concentrándonos en lo que nos traemos entre manos, aquí tienes nuestros 7 consejos:

1. Planéate el día

Algunas personas se concentran más fácilmente a primera hora de la mañana. Otras alcanzan su pico de productividad por la tarde o incluso de noche. Por ello, teniendo en mente cuál es tu momento óptimo de eficiencia, planéate el día antes de comenzar una nueva jornada laboral.

Es recomendable que todos los días, antes de salir del trabajo, planifiques lo que harás al día siguiente. Puede parecer una tontería, pero estos 10 minutos que pasarás agregando elementos a tu lista de tareas pendientes pueden ayudarte mucho a concentrarte.

Asegúrate de priorizar temas y programar las tareas más importantes, aquellas que exigen que estés totalmente concentrado, para las horas «más productivas» de tu día. Puedes hacer este planning en una agenda física o sacar partido de aplicaciones o programas gratuitos de Internet (HubSpot es estupendo para esto).

2. Apuesta por la sencillez

Es habitual que, de vez en cuando, posterguemos alguna tarea importante y pesada. Solemos actuar así pensando que no nos dará tiempo a hacer todo lo que debemos sin poder evitar las distracciones en el trabajo.

De hecho, se ha demostrado que cuánto más extensa sea la tarea por realizar, más difícil es evitar las distracciones en el trabajo. Desglosarlos en partes más pequeñas y fáciles de completar puede ayudarnos a fomentar nuestra concentración y alcanzar el objetivo final antes de lo pensado.

3. No seas multitarea

Hay personas que aseguran poder realizar múltiples tareas fácilmente. Saltan de una tarea a otra, interrumpiendo constantemente su concentración. Creen que así aprovechan al máximo sus capacidades y evitan distracciones. Sin embargo, esto está muy lejos de ser cierto.

Lo más recomendable para evitar distracciones en el trabajo es dividir en partes más pequeñas y factibles todas las tareas que tengas que realizar al día. Hecho esto, elige cualquiera de ellas y concéntrate en realizarla hasta que termines. Tras completarla, puedes pasar a la siguiente y así continuamente. Debes concentrarte exclusivamente en un solo objetivo hasta lograrlo.

Somos conscientes de que a veces ocurren imprevistos y debas dejar de lado tu tarea seleccionada para centrarte en algo más importante. En estos casos no te quedará más remedio que “distraerte” con el imprevisto, pero siempre que puedas intenta operar sin ser multitarea.

4. Bloquea las distracciones

Tener 27 pestañas abiertas en el navegador o revisar tus perfiles en las redes sociales a un ritmo regular provoca que sea realmente difícil evitar distracciones en el trabajo y concentrarse.

Puedes evitar estas distracciones silenciando las notificaciones, apagando el teléfono o poniéndolo en modo «no molestar» y adaptando el software de gestión de la empresa en modo de pantalla completa. El ruido de fondo, como las personas que hablan o el «ruido blanco» del televisor, también pueden ser los peores enemigos de tu concentración.

Puedes eliminar estas distracciones y trabajar en silencio con ayuda de unas auriculares con “cancelación de ruido” o ponerte Spotify con una lista de música que ayude a la concentración. Por poner un par de ejemplos.

5. Comunica a los demás tu necesidad de concentración

Ya que las oficinas suelen ser entornos amplios y abiertos, el personal camina de un lado a otro, se charla y habla por teléfono y demás situaciones similares, es primordial que comuniques a tu entorno que necesitas concentrarte.

Educa a tus compañeros de trabajo a mandarte mails con las consultan que quieran hacerte. De esta forma, cuando puedas, les contestarás. De lo contrario, te interrumpirán cuando menos lo esperas y te costará más recuperar la concentración en lo que estabas haciendo.

La socorrida solución de recurrir a los auriculares tampoco es mala. Podrías indicar a tus colegas que, cuando te vean con ellos, estás intentando evitar las distracciones en el trabajo.

6. Tómate los descansos oportunos

No seas excesivamente duro con tu cerebro y permítele descansar cada poco tiempo. Esto no quiere decir que a los 10 minutos de haber comenzado con tu tarea, debas descansar. Pero 5 minutos cada hora favorecerá que tu cerebro se encuentre más fresco y te permita ser más productivo.

Si observas que se te emborrona la visión y te resulta especialmente difícil concentrarte, levántate de la mesa, estiras las piernas, aprovecha para tomarte un café o ir al baño… De esta forma, descubrirás que al volver a tu puesto de trabajo será mucho más fácil evitar las distracciones.

7. Gestiona el tiempo

Al hablar de distracciones en el trabajo no solo nos referimos a los posts de Facebook o los vídeos de gatitos. Puede ocurrir que sea el propio trabajo el que te distraiga de tu tarea.

Es importante distinguir y priorizar el tipo de tareas a realizar. Algunas son más importantes y urgentes que otras. Emplear demasiado tiempo en tareas menos importantes se considera en sí mismo una distracción.

Si al final de tu jornada laboral sientes que no has avanzado nada, considera esas tareas menores como meras distracciones. Después de todo, eso es lo que realmente son, ya que te están distanciando del trabajo que realmente deberías estar haciendo.

Como ves, los pasos a seguir para evitar las distracciones en el trabajo no son complicados. Depende de ti aplicaros y conseguir aumentar tu capacidad de concentración y productividad. ¿Tienes algún consejo que añadir a esta lista?

Etiquetas:
Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar

Últimos artículos publicados

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar guía