Más oportunidades laborales para mujeres en situación de vulnerabilidad

El 8 de marzo se celebra cada año el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Aunque la brecha de desempleo por razón de género se ha reducido en la última década, las altas tasas de paro registradas en los últimos años en España ponen de manifiesto que todavía queda mucho por hacer en materia de igualdad y que las mujeres han sido el colectivo más afectado por la crisis. En este sentido, el informe ‘La situación de las mujeres en el mercado del trabajo en 2015’, elaborado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social y publicado el año pasado, señala que, a finales de 2015, las mujeres representaron más del 50% de la población parada en España y que un 60,7% de ellas llevaba en esa situación más de un año.

Por suerte, cada vez más empresas están adquiriendo un compromiso real con las personas en riesgo de exclusión social, incluidas las mujeres. De hecho, a lo largo de 2016 la Fundación Adecco ha generado 6.367 empleos para personas pertenecientes a estos colectivos, un 2% más respecto al año anterior. De todos estos empleos, un total de 3.987 han sido para personas con discapacidad, 1.123 para personas mayores de 45 años, 561 para mujeres con responsabilidades familiares no compartidas y/o víctimas de violencia de género y 696 para otras personas en riesgo de exclusión.

Mejorar el nivel de contratación y empleabilidad de personas en riesgo de exclusión pasa indudablemente por la sensibilización de la sociedad y del tejido empresarial, explica la Fundación Adecco. Ahora bien, también es importante mejorar las competencias y nivel de formación de estas personas que, en no pocas ocasiones, abandonan sus estudios impulsados por situaciones de exclusión heredada, discriminación, prejuicios y estereotipos que les estigmatizan, especialmente durante la infancia y la adolescencia.

Por otro lado, para ayudar a las mujeres de colectivos más desfavorecidos, también sigue vigente la primera edición del Programa Adelante, una iniciativa impulsada por la Fundación Cepaim y financiada por el Fondo Social Europeo, que busca la inserción sociolaboral de más de 2.600 mujeres pertenecientes a los colectivos más vulnerables. ¿Cómo? A través de actuaciones y talleres de motivación, capacitación e inserción que fomentan la igualdad de género y la conciliación entre la vida personal y laboral, evitando la discriminación múltiple.

Concretamente, el programa desarrolla tres proyectos de trabajo (1.Itinerarios de Inserción para mujeres, 2.Acciones de Sensibilización en Conciliación y Corresponsabilidad, con especial atención a hombres y 3.Formación a Profesionales en TIC y Nuevas Masculinidades), que inciden en los agentes implicados en los procesos de integración de las personas: los propios individuos afectados, las empresas, los territorios y los equipos profesionales de la orientación laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *