Cómo explicar por qué estás desempleado en una entrevista de trabajo

Seguro que ya te has enterado de que, en los últimos meses, las cifras de paro se han reducido considerablemente. ¡Es una gran noticia! Pero no podemos olvidarnos de que todavía hay un 16,55% de desempleados en España. Si eres uno de ellos y has recibido una llamada para realizar una entrevista de trabajo, quizá estés algo nervioso y no tengas muy claro cómo justificar la situación en la que te encuentras ahora mismo. ¿Conviene echar la culpa de estar parado a la crisis? ¿Debo dar detalles de mi anterior salida? ¿Puedo hablar mal de mis antiguos empleadores? ¡Respira! Has llegado al lugar adecuado: en este post te damos las claves para afrontar, con franqueza y sinceridad, el momento temporal que estás atravesando.

Sé sincero. Cuando llevamos bastante tiempo desempleados, a veces nos da vergüenza afrontar el tema de manera directa y nos inventamos cualquier película para justificar esos meses de inactividad. Como siempre te decimos desde Adeccorientaempleo, lo más importante es que seas honesto y no mientas al interlocutor. Ya sabes que son profesionales acostumbrados a detectar las mentiras pero es que, además, pueden hacer alguna llamada y descubrir que lo que cuentas no es cierto.

No eches balones fuera. No tiene sentido que, cuando el entrevistador te pregunte por tus meses de inactividad, abordes la respuesta buscando culpables externos, como la crisis económica o los políticos de turno. Todo el mundo es consciente de que, en los últimos años, el desempleo se ha disparado y ha afectado a muchos españoles, así que mejor que obvies hablar de estos temas y te centres en lo verdaderamente importante: dar una respuesta sincera, concisa y convincente.

Sé conciso. Cuando un entrevistador te pregunta por qué estás desempleado no espera que le des todo tipo de detalles sobre tu situación, así que intenta ser conciso sin entrar en detalles comprometidos que puedan ponerte en una situación incómoda. En este sentido, lo más probable es que tengas que remontarte a la salida de tu última empresa y contar, sin profundizar, por qué te fuiste o por qué prescindieron de tus servicios. En este post encontrarás todas las claves que necesitas para preparar esta pregunta.

Sé positivo. Por supuesto, en tu respuesta no debe advertirse resignación, autocompasión y ni mucho menos rencor hacia tus antiguos empleadores. Por muy injusta que fuera tu salida, hablar mal de ellos sin estar presente restará puntos a tu candidatura. ¡Te lo garantizamos! Además, es verdad que estás desempleado, pero sabes que es una cuestión temporal y que, además, te ha dado la oportunidad de tener tiempo para formarte, cultivar ciertas habilidades y prepararte mejor para encontrar el empleo de tus sueños. ¡Cuéntaselo!

Céntrate en el futuro. Siguiendo la línea del anterior consejo conviene que, en cuanto hayas explicado por qué llevas este tiempo desempleado, pongas el foco de la conversación en el futuro. En lo que quieres conseguir a partir de ahora y en por qué hoy estás mucho mejor preparado que hace unos meses para lograrlo.

Volver a aprender. Seguro que mientras has estado sin trabajar has aprovechado para retomar los estudios, poner en marcha algún proyecto personal, crear un blog… ¿A que sí? Pues es ahora cuando debes contárselo todo al entrevistador y, a poder ser, orientar tu aprendizaje a los requisitos del puesto al que optas. Para ello…

Investiga. Por último, te recomendamos que antes de acudir a la entrevista investigues a fondo la empresa para la que quieres trabajar: compruebes cuáles son sus valores, su filosofía, sus métodos de trabajo… Y, por supuesto, que también analices bien los detalles de la oferta que quieres conseguir. De esta manera podrás orientar tus respuestas a sus necesidades concretas de la posición que demandan y, al mismo tiempo, demostrar al entrevistador que aprovechas tu tiempo libre para conocer mejor a tus posibles empleadores.

¡Ah! Y un consejo extra: ¡ten confianza en ti mismo! Esta pregunta es solo una más de todas las que te hará a lo largo de la entrevista. No dejes que los nervios te jueguen una mala pasada y prepárate a fondo para convertirte en el candidato ideal que están buscando.  ¡Suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *