Coche de empresa: ventajas para el trabajador

Tener coche de empresa es cada vez más una práctica muy habitual. Muchas compañías ofrecen a sus empleados un vehículo corporativo para poder desarrollar su trabajo o, también, como remuneración en especie como se hace, por ejemplo, con los seguros médicos o los planes de pensiones. Pero, ¿qué ventajas ofrece para el trabajador este sistema? Qué es mejor, ¿el coche de empresa o el dinero?

¿Qué es un coche de empresa?

El coche de empresa es aquel que ha sido adquirido por la compañía pero es el empleado el que hace uso de él, incluso para cuestiones particulares.

¿Cuáles son los motivos de las empresas para ofrecer esta oportunidad?

-Que el empleado, por la labor que desempeña, esté obligado a desplazarse con frecuencia y prefiera atajar ofreciéndole un coche que tener que contemplar los gastos de kilometraje, etc.

-Que la empresa decida ofrecerlo como incentivo o remuneración en especie en lugar de pagarle más dinero cada mes. Según un estudio del Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO), el 51% de las compañías lo contempla como un elemento de retribución flexible.

-Que la empresa y el empleado quieran disfrutar de los beneficios fiscales que ofrece el coche de empresa.

Desde luego, sea la causa que sea, los beneficios tanto para empresas como trabajadores son muchos. 

Las ventajas del coche de empresa para el trabajador

Usa el coche de empresa como vehículo particular

Uno de los aspectos más valorados por los trabajadores es tener la posibilidad de utilizar coche de empresa para uso particular. No todas las compañías permiten esto; sin embargo, según datos del Observatorio del Vehículo de Empresa, las corporaciones de mayor tamaño son las que más apuestan por compaginar el uso profesional y privado del coche (un 41%).

Ahorra el dinero del coche, el seguro, el mantenimiento…

El coche de empresa, si se puede utilizar en el ámbito privado, permite al empleado ahorrarse una gran cantidad de dinero ya que no necesitará adquirir un vehículo propio. Obviamente, tendrá que asumir el gasto en combustible derivado de sus propios desplazamientos pero el seguro, el mantenimiento y el coste del coche se lo podrá ahorrar. Además, se puede desgravar del coche de empresa como retribución en especie vía IRPF.

Estrena coche nuevo cada poco tiempo

Las empresas, normalmente, firman contratos de renting que les permiten renovar su flota cada tres o cinco años. Esto, para el empleado, es una gran ventaja ya que estrenará coche cada poco tiempo sin que ello le suponga ningún coste. Además de ser un lujo, los coches nuevos suelen ser más seguros y se estropean con menos frecuencia.

Siempre en perfecto estado sin preocupaciones

Los contratos de renting suele incluir, también, todo el mantenimiento del coche. De este modo, ante cualquier incidencia, solo hay que acudir al taller y dejar que lo reparen. Así, el trabajador siempre podrá circular con un vehículo en perfecto estado y con todas las garantías de seguridad.

Lógicamente, tener un coche de empresa es una oferta muy interesante pero… ¿no será mejor recibir más dinero al mes? Es una pregunta que, seguro, se harán muchos cuando negocian sus condiciones.

¿Coche de empresa o dinero?

En España, el coche de empresa se considera una retribución en especie y se incluye en la declaración de la renta junto con el resto de ganancias. La cantidad por la cual deberás tributar, la determinará el fin con el que uses el vehículo (particular o laboral) y el nombre del titular del automóvil:

  •       Si el titular es la empresa: el uso del vehículo será valorado por el 20% del coste de adquisición.
  •       Si el titular es el trabajador: el vehículo se valorará según el 20% en base al precio de mercado.

Adicionalmente, según el Reglamento del IRPF, del total a pagar por reducir un 30% cuando el coche sea catalogado como energético, un 20% si es híbrido con un coste de menos de 35.000 euros y un 15% si las emisiones no superan los 120 g/km y el valor de mercado no supera los 25.00 euros.

Por tanto, el coche de empresa es un incentivo a valorar a la hora de negociar las condiciones en un nuevo trabajo o ante un ascenso. Al margen de que tengas que desplazarte habitualmente por tu trabajo, es interesante si puedes darle un uso particular y ahorrarte una cantidad importante de dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *