¿Qué necesitas para trabajar en un call center? ¡Desarrolla estas 5 habilidades!

Trabajar en un call center haciendo o recibiendo llamadas también tiene su ciencia. Muchos pensarán que se trata, simplemente, de hablar por teléfono y leer un guión. Sin embargo, el teleoperador está representando a una marca y tiene en sus manos una gran responsabilidad.

Hoy en día existen muchas empresas de call center en España que contratan a teleoperadores para que atiendan las líneas de atención al cliente de las marcas o que, en cambio, realicen llamadas para vender productos o promociones especiales.

Aunque, a priori, es un trabajo que no requiere estudios o formación previa; sí que es verdad que existen cursos para trabajar en un call center que preparan a los candidatos para superar las pruebas de selección con éxito.

Y es que buen teleoperador ha de comunicarse con facilidad y corrección, conocer a la perfección el protocolo de trabajo, adaptarse al funcionamiento y las tecnologías del call center y, también, asumir la responsabilidad que se ha depositado en sus manos. A todo eso, además, hay que añadir ganas de ofrecer un buen servicio de atención al cliente y un carácter cercano y amigable.

Como ves, son muchos los requisitos para trabajar en una empresa de call center y cumplir con las expectativas del puesto.

Habilidades para ser un buen teleoperador de call center

Capacidad de aprendizaje para adaptarte al trabajo del call center

Además de controlar a la perfección el sistema de telefonía, el programa y los procedimientos habituales; es importante que conozcas el producto o el servicio para poder dar una atención de calidad. Cuando un cliente te hace una pregunta y respondes sin necesidad de consultar documentos se nota y la persona se siente mejor atendida.

Paciencia para atender a las llamadas que entran en el call center

Nadie es ajeno a la realidad de un call center: en muchas ocasiones llegan llamadas de clientes enfadados. Sin embargo, tu trabajo consiste en mantener la calma y revertir la situación. Si consigues que el cliente enfadado cuelgue el teléfono satisfecho porque ha solucionado su problema y está contento con el trato recibido… ¡habrás hecho un gran trabajo! ¿La clave? Paciencia y ganas de ayudar a la persona que está al otro lado. Al final, seguro que tú alguna vez te has visto en la misma situación.

Organización para que call center funcione como un engranaje perfecto

Aunque en tu vida personal seas muy desorganizado, es importante que en el call center seas una persona organizada y ordenada. ¿Por qué? Debes registrar toda la información de cada llamada en el sistema, detallar cada incidencia… para que luego otros puedan saber todo sobre cada cliente y su historial. Sé riguroso, esta parte del trabajo es muy importante para dar el mejor servicio y que todo funcione como la seda.

Creatividad para resolver las llamadas inesperadas del call center

Cuando suena el teléfono uno nunca sabe con qué se va a encontrar y habrá veces que la situación que plantea el cliente no esté contemplada en los procedimientos habituales. ¿Qué puedes hacer entonces? Analiza la situación y utiliza tu experiencia para buscar una solución rápida. La paciencia unido a la experiencia que te da cada llamada que recibes son las herramientas perfectas para afrontar todo tipo de llamadas, incluso las más inesperadas o desagradables.

Amabilidad es una de las habilidades fundamentales en un call center

Amabilidad y empatía son, probablemente, dos de los aspectos más importantes para ser un buen teleoperador. Trata de entender a la persona que está al otro lado, escucha sus problemas, empatiza con y háblale dibujando una sonrisa en tu cara (aunque no lo creas, ¡se nota!). Ponte en su lugar y da lo mejor de ti para ayudarle en lo que necesite.


Todas estas habilidades se pueden trabajar y se deben preparar para superar el día a día del call center. Con el tiempo adquirirás más experiencia, dominarás las rutinas habituales y te sentirás cómodo dentro del puesto. Cuanto más a gusto estés y mejor sea tu predisposición, mejor será el servicio que ofrezcas a los clientes que atiendas.

Trabajar en un call center puede resultar duro en ocasiones pero también es un trabajo muy gratificante sabiendo que estás ayudando a muchas personas a resolver problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *