Si el teletrabajo es el futuro, descubre las razones que hacen de la oficina un lugar mejor

Publicación
19 de mayo de 2020
Lectura: 4 minutos
Trabajo remoto

A media camino de triunfar sobre la pandemia, los altos cargos y directivos se están dando cuenta de que sus empleados son capaces de trabajar y ser productivos desde casa. Twitter anunció hace poco que sus empleados pueden trabajar desde casa de forma indefinida, convirtiéndose en la primera gran compañía tecnológica en hacer un cambio tan abierto en su política.

Durante los últimos cinco años, ha habido un coro creciente de ingenieros, diseñadores y profesionales que afirman que el teletrabajo es el futuro. Sin duda, trabajar en remoto permite ser más productivo en ciertos aspectos y tener más tiempo para hacer ejercicio, cocinar y estar con la familia. Por otro lado, las actividades que necesitan colaboración y comunicación entre equipos resultan algo más difíciles. Y no solo esto, hay ciertos aspectos de la creación de equipos y empresas que se complican un poco con el teletrabajo.

Sin embargo, y aunque se considere que el teletrabajo es el futuro, hay aspectos que convierten una oficina o el trabajo in situ en mucho mejor.

<< Conoce ahora todas las empresas en las que puedes trabajar con Adecco >>

El teletrabajo es el futuro, pero no lo es todo

1. Tu equipo seguramente no firmó para teletrabajar

Parte de elegir una empresa para trabajar es identificarse con su cultura laboral y sus valores. Para muchas personas, su deseo es trabajar codo a codo con otras personas. Para otros, es un espacio de oficina genial en un vecindario bullicioso. El cambio al trabajo remoto es un cebo y cambio para los empleados. Sí, algunos de ellos agradecerán el cambio, pero otros no lo harán.

2. Disminución de las interacciones sociales

¿Por qué vamos a restaurantes si podemos cocinar en casa? ¿Por qué pagar la matrícula del gimnasio si puedo hacerme con las máquinas y ejercitarme en casa? ¿Por qué vamos al cine, los centros comerciales, los o a los eventos deportivos? La respuesta es sencilla, somos criaturas sociales. Anhelamos que la gente nos mire, las interacciones con otras personas y, para los más extrovertidos, un amor por charlar junto a la máquina de café de la empresa.

3. Cambio complejo de procesos y procedimientos

Si prestas atención a las compañías con una fuerza laboral remota, verás que no se trata simplemente de un cambio de política. Está integrado en el ADN de la empresa y en sus procesos de comunicación, reclutamiento, planificación, reuniones, mensajes, priorización, etc. Cambiar una política de la empresa es fácil. Cambiar su ADN es difícil.

4. Dos clases de empleados

Una de las mayores trampas de los acuerdos flexibles en teletrabajo es que, en lugar de «no tenemos una oficina, por lo que todos debemos teletrabajar”, es que crea dos clases de empleados. Los que están en la oficina obtienen más visibilidad, más oportunidades y están más informados. No debería ser así y hay formas de mejorarlo, pero aun así sucede.

5. Dificultades a la hora de incorporar nuevos empleados

Incorporar a un empleado que no está en la oficina físicamente es bastante complejo, a nivel logístico y para conocer al equipo y el trabajo en sí. Sobre todo, es más difícil lograr que absorban la cultura de la empresa.

6. Desafiante para contratos en prácticas y nuevos titulados

Se podría argumentar que una fuerza laboral remota crea más oportunidades a la hora de incorporarse a una empresa y no residir en la misma provincia o país. Sin embargo, los trabajadores en prácticas y los recién titulados obtienen mucho más valor cuando están sentados al lado de su gerente, mentor y compañeros. Hay tanto en la comunicación que puede perderse cuando se trabaja de forma remota.

7. Más esfuerzo para mantener la cultura empresarial

Cada empresa tiene una cultura influenciada por el fundador. A menudo, es algo implícito y no escrito. Incluso cuando se escribe gran parte de la cultura, hay mucho más entre líneas. Se necesita mucho más esfuerzo para mantener la cultura de la empresa cuando los equipos trabajan desde casa. El riesgo es la elaboración de subculturas y contraculturas. Los ejecutivos y los departamentos de recursos humanos no pueden dormirse en los laureles. Lo cual es algo que sucede a menudo en empresas de rápido crecimiento y en compañías disfuncionales en general, que son la mayoría.

8. Empleados desconectados no detectados

Seamos honestos. La mayoría de los gerentes tienen mucho que aprender sobre cómo manejar bien a las personas. Muy pocos son excepcionales. Para la mayoría de los trabajadores de una empresa, su gerente es su interfaz con la organización. Los grandes gerentes, después de muchos meses de conocer a un empleado, pueden empezar a entender qué es lo que le motiva. A través de una gran cantidad de interacción y puntos de datos, un gerente puede determinar el nivel de compromiso de un empleado en cada interacción.

Con el trabajo remoto esto es más difícil porque habrá menos información. Peor aún, un administrador deficiente quedará sin control durante mucho más tiempo en una configuración de trabajo remoto. Se necesita mucho esfuerzo adicional de la cadena de gestión y recursos humanos para controlar el pulso en la organización.

9. Desafíos de disciplina personal

Para algunas personas, la disciplina de trabajar desde casa es algo natural. Para la mayoría, requiere un cuidadoso monitoreo y ajuste del comportamiento. Todo, desde la higiene personal hasta saber cuándo dejar de trabajar puede convertirse en un desafío. Y todo lo que afecte la salud, física o mental de un empleado, terminará afectando su trabajo.

10. Traspaso de límites

¿Cuándo comienza el día y cuándo termina? Con una fuerza laboral remota también viene la fuerza laboral entre zonas horarias. Establecer una política de trabajo remoto quiere decir contratar personas a nivel global. Por ello, siempre habrá excepciones en las horas de trabajo. A veces, las excepciones se convierten en la regla.

Por todo esto, los CEO deben pensárselo muy bien antes de cerrar sus oficinas físicas para siempre. Es más probable que un cambio abrupto conduzca a una catástrofe que a un nirvana. Un ambiente de trabajo orientado a resultados debe ser el objetivo de cualquier empresa. Para las organizaciones centradas en la oficina, el futuro del trabajo probablemente será un enfoque híbrido, que, por supuesto, presenta su propio conjunto de desafíos. Las empresas que puedan adaptarse y cambiar su cultura y ADN serán mucho mejores a la hora de reconocer que el teletrabajo es el futuro.

Etiquetas:
Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar

Últimos artículos publicados

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar guía