Signos reveladores de que estás experimentando agotamiento en el trabajo

Publicación
20 de octubre de 2021
Lectura: 6 minutos
Burnout

El agotamiento en el trabajo es un verdadero desafío hoy en día. A veces solo necesitas un descanso para restablecer y recargar tus baterías emocionales. Cuando amas tu carrera o la consideras tu pasión, puede ser fácil darte todo y exagerar. Si te estás dedicando a tu carrera hasta el punto de descuidar otras partes de tu vida, eso es un problema. Aquí hay algunos signos de que está experimentando agotamiento y necesita dar un paso atrás para volver a concentrarte en tu bienestar mental.

Estos son algunos de los signos más comunes de agotamiento laboral que debes buscar. Cuantos más síntomas te hablen, mayor será la probabilidad de que sufras de agotamiento en el trabajo.

<< Conoce ahora todas las empresas en las que puedes trabajar con Adecco >>

Signos de agotamiento en el trabajo

Tu motivación está por los suelos

¿Te resulta difícil entusiasmarte con tu trabajo, a pesar de que normalmente disfrutas de él? Todos tienen tareas laborales de las que no son fanáticos, pero si te resulta difícil involucrarte con tu trabajo de manera constante, eso es una señal de alerta. Es posible que te encuentres postergando las cosas durante largos períodos de tiempo o seas incapaz de concentrarte en las tareas durante un período prolongado de tiempo.

No tienes ganas de estar cerca de otros

Cuando estás agotado, a menudo afecta tu capacidad para interactuar con los demás de manera productiva. La energía que se requiere para socializar puede parecer abrumadora. Es posible que no tengas ganas de ser parte de proyectos en los que tengas que colaborar con colegas. O tal vez evites pasar tiempo con amigos y familiares en casa, descubriendo que no tienes el ancho de banda emocional para interactuar con ellos.

Te frustras fácilmente

Cuando estás agotado, tu estado emocional suele ser crudo y tenso. Estás estresado y agotado, y más propenso a tener sentimientos negativos y arrebatos. Te encuentras molesto por pequeñas cosas que normalmente no serían un gran problema, criticando a los demás innecesariamente o sobreactuando emocionalmente.

No te desempeñas al nivel más alto

Cuando esté agotado, es posible que puedas realizar los movimientos y técnicamente hacer el trabajo. Pero sabes que el trabajo que estás entregando no es el mejor. Te encuentras luchando para completar tareas rutinarias que normalmente requerirían poco esfuerzo, o entregando trabajo que sabes que podrías haber hecho mejor.

piensas en el trabajo todo el tiempo

Es imposible dejar de pensar en el trabajo. Estás concentrado en el trabajo incluso cuando no tienes horario. Le resulta difícil dejar el trabajo a un lado y estar mentalmente presente durante su tiempo de inactividad. En casa, revisa constantemente su correo electrónico o completa tareas de trabajo. Incluso si no está trabajando activamente, siempre está pensando en trabajar y hacer planes.

Confías en estrategias de afrontamiento poco saludables

¿Sientes que necesitas algún tipo de vicio o mecanismo de afrontamiento solo para pasar cada día? Las estrategias de afrontamiento poco saludables variarán según la persona. Tal vez recurras a fuentes de bienestar poco saludables, como la comida basura en exceso, el alcohol o el sueño para pasar los días laborables. Tal vez exageres con la fiesta en tu vida social. O tal vez te apartes por completo de tus amigos y familiares y te aísles. Ninguna de estas cosas es una forma saludable de afrontar el estrés.

Tienes problemas para dormir

La cantidad de tiempo y energía mental que dedicas al trabajo sobrecarga físicamente tu sistema. Estás física y mentalmente agotado, pero te resulta difícil dormir, aunque sabes que necesita desesperadamente descansar. El insomnio es un síntoma común de agotamiento y puede exacerbar muchos de los otros síntomas que experimentas.

Tu salud sufre

Cuando estás experimentando agotamiento en el trabajo, a menudo es más que un bloqueo mental. Los síntomas a menudo afectarán tu salud física. Puedes experimentar dolores de cabeza, mareos, náuseas, desmayos o problemas estomacales como úlceras. Si tu sistema inmunológico se ve comprometido por el estrés y el mal mantenimiento de tu salud, también puedes ser más propenso a contraer enfermedades comunes como los resfriados y la gripe.

Consejos para combatir el agotamiento en el trabajo

Tómate un tiempo libre

Puede parecer la solución obvia, pero lo diremos de todos modos. Si has pagado tiempo libre, ¡utilízalo! No dejes que los días de vacaciones pagadas que te hayas ganado se desperdicien. Si no quieres irte de vacaciones, unas vacaciones en casa son una opción perfectamente aceptable. Si la idea de tomarte una semana o más de vacaciones a la vez te parece abrumadora, considera usar los días de vacaciones 1 o 2 a la vez. Por ejemplo: tómate los viernes libres y ten un día «para mí». Si tu lugar de trabajo ofrece días de equilibrio o días personales, no tengas miedo de usarlos también, ¡para eso están! Tomar descansos cortos pero frecuentes del trabajo te permite controlar tu salud mental y elimina la presión de prepararte para unas vacaciones completas.

Programar tiempo de inactividad sin trabajo

En los lugares de trabajo constantemente conectados de hoy en día, es fácil estar siempre al tanto del trabajo en todo momento. Para cosechar realmente el beneficio de unas vacaciones (o las tardes y fines de semana), permítete un descanso de todos los aspectos del trabajo (¡que incluye el correo electrónico!) Para concentrarte en recargar las baterías y cuidar tu bienestar mental. Los estudios han demostrado que tomar descansos frecuentes del trabajo mejora la productividad general de los trabajadores. Serás un empleado mejor y más saludable si utilizas tus días de vacaciones y otros momentos de inactividad para tomar un descanso mental del trabajo, de modo que puedas regresar listo y renovado.

Reducir la velocidad y ser flexible

¿Te esfuerzas en el trabajo solo porque puedes o crees que debes hacerlo? Pasar más horas en el trabajo o más resultados no es necesariamente mejor. A menudo, es mejor reducir la velocidad y tomar decisiones meditadas sobre cómo emplear las horas de trabajo. Está bien tomarte tu tiempo para realizar trabajos que te representen en tu mejor momento. Todos tenemos fechas límite y cosas que deben hacerse en un horario. Pero te sorprendería la frecuencia con la que hay flexibilidad. Si estás luchando con fechas límite competitivas que simplemente no son realistas, díselo a tus colegas. La mayoría de las veces, se pueden hacer ajustes para garantizar que el proyecto se desarrolle con éxito. Lo mejor para todos es encontrar una solución.

Habla con tu jefe y colegas

Si tienes dificultades en el trabajo, es instintivo mantenerlo oculto y poner cara de valiente. Es difícil admitir que estás luchando y necesitas apoyo, pero eso es exactamente lo que debes hacer. El esfuerzo de ocultar el agotamiento en el trabajo solo agrega otra capa a tu estrés y ansiedad. En los últimos años, la salud mental y la cultura del agotamiento han atraído mucha atención y el estigma está disminuyendo lentamente. La mayoría de los lugares de trabajo cuentan con políticas para apoyar a los empleados que luchan con estos problemas. Algunos lugares de trabajo ofrecen programas o recursos a los que puedes acceder, a menudo de forma anónima. Sin embargo, es valioso compartir tus luchas con los compañeros de trabajo y tu jefe. Tus colegas no pueden apoyarte y ayudarte a llevar una vida laboral saludable si no saben por lo que estás pasando.

Deja de apuntar a la perfección

No dejes que lo perfecto sea enemigo de lo bueno. Cuando te esfuerzas constantemente por alcanzar la perfección, es fácil obsesionarse con los pequeños detalles y dedicar una cantidad excesiva de tiempo y energía mental a tareas que tienen muy poco impacto general. A veces, «bueno» es más que suficiente para la situación. Pregúntate: ¿estoy gastando mi energía mental en cosas que tendrán un impacto? Si la respuesta es no, quítatelo de en medio y pasa a lo siguiente, incluso si no es del todo perfecto. Trata de concentrar la mayor parte de tu energía en tareas que marcarán la diferencia.

Hacer cambios sostenibles

Adopta hábitos de trabajo que puedas mantener a largo plazo. El agotamiento en el trabajo no se resolverá con soluciones rápidas. No existe un remedio mágico que haga desaparecer el agotamiento si no estás dispuesto a cambiar tus hábitos de trabajo. El agotamiento es causado por empujar tu cuerpo y estado mental más allá de un límite razonable. Si no realizas cambios significativos, simplemente volverá a suceder. Analiza detenidamente tu relación con el trabajo y aborda tus hábitos poco saludables. Ya sea que estés trabajando en exceso, ejerciendo demasiada presión sobre ti mismo, diciendo que sí a todo o permitiéndote otros malos hábitos de trabajo, es importante ser honesto contigo mismo y estar dispuesto a hacer cambios que puedas seguir.

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar

Últimos artículos publicados

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar guía