Consejos y trucos de negociación salarial que debes probar

Publicación
19 de octubre de 2021
Lectura: 5 minutos
Negociar el salario

La sola idea de la negociación salarial pone nerviosos a muchos solicitantes de empleo. De hecho, a tantas personas les resulta intimidante negociar su salario que no se molestan en hacerlo del todo. Solo el 39% de los trabajadores dijo haber negociado su última oferta de trabajo. Para las mujeres, el número fue aún menor. Solo alrededor de un tercio (34%) de las mujeres dijeron que negociaron una compensación. Eso es mucho dinero que queda sobre la mesa. 

Una vez que aprendes la negociación salarial y adquieres algo de práctica, no es tan intimidante como podrías pensar. Aquí hay algunos consejos y trucos que te ayudarán a convertirte en un negociador de salarios magistral.

<< Conoce las últimas ofertas del mercado para desarrollarte como profesional >>

Consejos para conseguir una negociación salarial óptima

Pon el primer número en la mesa

La persona que pone el primer número tiene mucho poder. El primer número establece la línea de base para todas las negociaciones posteriores. Es difícil para un empleador lanzar una oferta baja cuando comienzas alto. Los solicitantes de empleo a menudo tienen miedo de hablar primero y pedir demasiado o muy poco. Pero hay mucho poder en ser el que da el primer paso. Si tu empleador potencial presenta el primer número y es más bajo de lo que esperabas, es más difícil negociar que defender tu posición cuando eres el primero en hablar.

Comienza en la parte superior de tu rango

Si estás buscando un salario en el rango de 60.000€ a 75.000€, el primer número que pongas sobre la mesa debe estar cerca de los 75.000€, o tal vez incluso un poco más. Si comienzas alto, para cuando terminen las negociaciones, es de esperar que todavía estés cómodamente dentro de tu rango aceptable. Puede ser tentador compartir toda la gama completa para demostrar que eres flexible, pero eso puede ser contraproducente si regresan con una oferta en la parte inferior. Indicaste que era una oferta aceptable, por lo que dar marcha atrás y pedir más puede parecer una tontería.

Contraoferta siempre

Si tu empleador pone la primera oferta sobre la mesa, negocia siempre, incluso si realmente te gusta la cifra. Los empleadores crean espacio en sus ofertas de trabajo para contraofertas; por esta razón, rara vez salen con su mejor oferta. Se supone que los nuevos empleados propondrán una contraoferta antes de aceptarla. Así que adelante. Ellos esperan que lo hagas. No tienes nada que perder, pero tienes algo que ganar. Si dicen que no, lo más probable es que la oferta original todavía esté sobre la mesa. Las ofertas de trabajo casi nunca desaparecerán porque intentaste negociar.

No temas al ‘no’

El miedo es un factor determinante en las negociaciones laborales. Los solicitantes de empleo tienden a hacer ofertas y contraofertas conservadoras, con la esperanza de evitar la incómoda sensación de ser derribados. Es importante recordar que el rechazo es una parte estándar de la negociación y no el final de la conversación. Negociar es esencialmente el arte de decir, ‘no, pero …’ Escuchar ‘no’ durante las negociaciones no es necesariamente algo malo, así que no dejes que te asuste al pedir lo que realmente quieres.

Negociar otros beneficios también

Hay más en una oferta de trabajo que el dinero. La compensación monetaria es importante, sí. Pero no olvides mirar otros beneficios como vacaciones pagadas, seguros de salud y dentales, igualación y planes pensiones, planes de acciones y de inversión, beneficios de bienestar y conveniencia, o cualquier otra cosa que agregue valor a la oferta de trabajo que no sea efectivo. A menudo hay espacio para negociar estas cosas, incluso si tu salario tiene un tope, ¡así que no te olvides de ellas! Puedes obtener una semana adicional de vacaciones, una asignación de jubilación más alta o una membresía gratuita en un gimnasio que son tan valiosas para ti como un pequeño aumento en el salario base.

Habla con un reclutador

Los reclutadores son especialistas en su campo: tienden a trabajar en una industria específica y lo conocen de adentro hacia afuera. También contratan personas y negocian los salarios todos los días. Por lo tanto, tienen un conocimiento firme de cuál es tu valor de mercado y pueden ayudarte a evaluar tus habilidades de una manera mucho más precisa que un verificador de salarios en línea, que generalmente brindará un rango amplio que puede no dar una imagen completa o precisa de tu experiencia, ubicación y sector.

Elige una cifra un poco inusual

Pide 51.200€ en lugar de 50.000€. Es un truco psicológico. Cuando solicitas un salario que es un número redondo y ordenado, es más probable que la persona del otro lado asuma que te has sacado la cifra de la manga y no tienes una justificación real para ello. Sin embargo, cuando eliges un número muy específico, se asume que tienes una razón para elegir una cifra tan precisa. Hace que la persona del otro lado de la mesa se acerque a la negociación de forma menos agresiva, porque asume que sabes de lo que estás hablando.

Estate dispuesto a alejarte en la negociación salarial

Negociar requiere compromiso, sin embargo, ambas partes tendrán límites que no podrán cruzar. Es importante determinar cuáles son tus límites estrictos antes de iniciar una negociación. También debes estar dispuesto a marcharte si la oferta de trabajo no te satisface. Si crees que es posible reunirse en el medio, continúa y contrarresta. Sin embargo, si la brecha es demasiado grande y no ves una oferta que te gustaría que se materializase, debes estar dispuesto a tirar la toalla. No aceptes una oferta que no te haga sentir bien.

Programar la negociación el jueves o viernes

Si puedes hacerlo, los jueves y viernes son los mejores días de la semana para negociar tu salario. El final de la semana, cuando todos se están calmando, listos para el fin de semana y de mejor humor, es el momento ideal para abordar una negociación. Es más fácil negociar con las personas felices. Los trabajadores están más estresados ​​a principios y a mitad de semana y eso hace que negociar en estos momentos sea más desafiante.

Se firme y confiado

Al negociar, adopta una postura firme y segura. Es más probable que un empleador respete a alguien que es firme en sus convicciones. Si dices que necesitas 4 semanas de vacaciones para sentirte cómodo aceptando una oferta, mantente firme. Dar vueltas y cambiar de opinión a la mitad de las negociaciones sobre cómo se ve una oferta aceptable es una forma segura de marcharse con una oferta con la que no estás contento. Hay una diferencia entre comprometerse y conformarse con lo que puedas obtener.

Demuestra tu valor

En la negociación salarial, enmarca tu pregunta en términos del valor que aportas a la organización. No hay que avergonzarse de destacar las habilidades que hacen que valga la pena la inversión o de comparar y contrastar otras ofertas que has recibido. El contexto importa. Si estás pidiendo más que otro candidato, pero también tienes certificaciones adicionales que ellos no tienen, eso significa algo. Ten listo tu speech. El hecho de que hayas alcanzado la etapa de oferta de trabajo no significa que ya no sea útil.

Mira al futuro

En la negociación salarial, es fácil enredarse en hablar de las experiencias pasadas y discutir cómo justifican tu salario futuro. Sin embargo, en realidad es una buena idea enmarcar las negociaciones salariales en términos de lo que harás por la empresa que te contratará en el futuro. ¿Cómo agregarán valor las habilidades que has aprendido en el futuro? ¿En qué trabajarás cuando te contraten que justifique la inversión en ti?

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar

Últimos artículos publicados

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar guía