Cómo mejorar tu proyección laboral

Publicación
30 de diciembre de 2020
Lectura: 5 minutos
Desempeño laboral

Debes saber que es normal pensar en el desempeño que realizas en tu trabajo de vez en cuando y no solo a final de año. Sin embargo, suele resultar más sencillo que alguien más te diga en qué cosas deberías mejorar para poder evaluarte constantemente. De esta forma, podrás mejorar día a día tu proyección laboral.

No importa lo bien que se te dé una tarea determinada, siempre podrás hacerla mejor que ayer si te esfuerzas un poco. Lo mismo ocurre con tu desempeño laboral.

Concentrarse en mejorar continuamente las habilidades y aprender cosas nuevas es una excelente manera de aumentar tu confianza y ayudarte a convertirte en la mejor versión de tí mismo.

Pero ser improductivo a veces indica que no estás administrando el trabajo de la manera más efectiva. Y a veces una plataforma puede ayudarte en ese sentido.

Así que ahora es el momento de echar un vistazo a los 10 consejos que te ayudarán a mejorar tu desempeño y proyección laboral.

<< Conoce ahora todas las empresas en las que puedes trabajar con Adecco >>

10 consejos para mejorar tu proyección laboral

1. Márcate hitos

Establecer hitos puede ayudarte a lograr objetivos tanto personales como profesionales. Tenemos una tendencia natural a apuntar a las estrellas y establecer metas desafiantes.

Está bien ser audaz al establecer metas para mejorar la proyección laboral. El problema es que los grandes proyectos pueden resultar abrumadores. Al dividir esos grandes proyectos personales y profesionales en secciones más pequeñas, permanecerás motivado durante cada victoria que logres.

Establecer métricas de éxito individuales para analizar tu objetivo también es muy útil cuando se trata de mantener altos los niveles de moral y energía. Lleva un registro de tu progreso, permítete disfrutar del éxito (por pequeño que sea) y compártelo con tu equipo.

2. Organízate, planifica y prioriza

Organizar, priorizar y planificar el horario diario es fundamental para mejorar el desempeño y la proyección laboral.

Divide los grandes proyectos en pequeñas tareas, estableciendo una fecha de vencimiento y un estado de prioridad para cada uno. Combina las tareas más urgentes y esenciales, teniendo en cuenta cuánto tiempo tomará terminar cada una y establece tu horario para el día siguiente.

Al hacer la lista de tareas pendientes, se razonable. Asegúrate de que puedes hacer todo lo que te propones lograr; es mucho mejor establecer metas realistas y superarlas que lo contrario.

Hacer un plan detallado por adelantado también es muy útil para identificar qué tareas puedes posponer (para liberar tiempo para tareas más urgentes y valiosas) y cuáles puedes delegar sin afectar el resultado.

3. Céntrate y evita las distracciones

Los profesionales más productivos del mundo han nombrado a la distracción como el enemigo número uno de la productividad. No pierdas nunca de vista tus objetivos. Cada vez que sientas la tentación de perder el tiempo revisando tu feed de Facebook o viendo tus canales favoritos de YouTube, recuerda lo que está en juego.

Las mejoras continuas sostenibles son parte de un lento proceso de evolución. Se alimenta de un progreso constante. Asegúrate de recordar esto. Concéntrate en dar un paso a la vez y completar la tarea anterior antes de comenzar una nueva.

4. Gestiona las interrupciones

¿Sabes cuántas veces durante el día te interrumpen? Las interrupciones vienen en diferentes tamaños y formas, y aprender a evitarlas es vital para mejorar el desempeño y la proyección laboral.

No importa si te ha interrumpido un colega que viene a tu mesa, tu jefe en un chat de Slack o tu familia que llama a la puerta de tu oficina en casa. Las interrupciones son peligrosas. Hacen que pierdas la concentración y el tiempo que previamente habías asignado a una tarea, lo que aumenta el riesgo de llegar tarde.

5. Haz una cosa a la vez (¡no hagas multitarea!)

La mayoría de la gente afirma ser experta en multitareas. Pueden pensar que sí, pero lo único que realmente hace la multitarea es comprometer la calidad del trabajo. Aunque parezca que la multitarea le permite lograr más, en realidad hace todo lo contrario.

Siempre que empieces a trabajar en más de una cosa a la vez, da un paso atrás, determina qué tarea es más importante y concéntrate por completo en ella. Trabajar en una tarea a la vez te hace más rápido, estresa menos y te hace menos propenso a cometer errores.

6. No dejes las cosas sin terminar

¿Recuerdas cuántos proyectos has comenzado y los abandonas poco después? Las resoluciones de Año Nuevo, las dietas, un nuevo deporte … todos son geniales por un tiempo, y luego comienzan a deslizarse directamente a tu lista de tareas pendientes. No dejes que eso suceda. Adquiere el hábito de registrar cada proyecto que completes y recompénsate por ellos.

7. Lee algo nuevo todos los días

El cambio está sucediendo todo el tiempo, a nuestro alrededor. La lectura es la mejor manera de aprender sobre nuevas herramientas, tendencias y tecnologías en la industria de tu empresa para que siempre estés actualizado y sigas siendo competitivo.

Esa es principalmente la razón por la que la lectura juega un papel tan esencial en la mejora de tu desempeño y proyección laboral.

8. Comunícate de manera efectiva

La comunicación es una calle de dos vías. Siempre que no estés seguro de algo, pregúntale a alguien. Ya seas jefe o no, haz que tu objetivo final sea establecer un canal de comunicación consistente entre los miembros de tu equipo.

Evalúa tu desempeño laboral con frecuencia y ten en cuenta tus objetivos y responsabilidades cada vez que tengas que tomar una decisión.

Habla con tus colegas. Escucha lo que tienen que decir.

9. Reconoce tus puntos débiles

No hay forma de que una persona sea buena en todo. Todos tenemos fortalezas y debilidades. Lo mejor de reconocer tus puntos débiles es identificar oportunidades de mejora fáciles.

Mejorar algo en lo que ya eres bastante bueno es mucho más desafiante que mejorar algo con lo que no estás satisfecho. Aunque siempre puedes mejorar en todo, concéntrate en identificar las cosas que reducen tu rendimiento laboral y recuerda: mantente inquieto.

No te conformes con «bastante bien» cuando puedes lograr un «magnífico». Leer, aprender, escuchar. Haz todo lo que puedas para ser la mejor versión de ti mismo, todos los días.

10. Tómate un descanso cuando lo necesites

Admitir que necesitas un descanso no es una debilidad, solo significa que eres consciente de tus limitaciones y eres lo suficientemente inteligente como para admitirlo. No necesitas estar en tu máxima productividad todos los días, pero si sientes que has alcanzado tu límite, detente.

Los niveles de estrés y agotamiento están aumentando a un ritmo alarmante. No te servirá de nada seguir presionando después de haber alcanzado tu límite. Tus niveles de productividad se verán afectados. Te estresarás aún más por el bajo rendimiento y así sucesivamente. Este es un círculo vicioso en el que no quieres quedar atrapado.

El tiempo de descanso es tan importante para tu desarrollo profesional como cualquier otro aspecto mencionado antes. Vete un fin de semana, cambia de escenario y recuerda siempre mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida.

Y tú, ¿qué haces para mejorar tu proyección laboral?

Fuente: pipefy
Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar

Últimos artículos publicados

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar guía