Trabajar por tu cuenta no es sinónimo de estar solo

Publicación
15 de abril de 2021
Lectura: 4 minutos
Trabajo propio

Una lista cada vez mayor de tareas pendientes y la soledad de trabajar solo pueden llegar a ser factores abrumadores que minen la resistencia a la hora de trabajar por tu cuenta. Para paliar estas circunstancias puedes utilizar algunas estrategias y trucos que puedan evitar que te enroques en la rutina de la semana laboral.

Desde la crisis económica de 2008 y, más recientemente, con las consecuencias de la pandemia, muchas personas se han visto abocadas a reconvertirse en trabajadores por cuenta propia. En unos casos, la decisión ha sido tomada libremente y, en otros, fue forzada tras la pérdida del puesto de trabajo anterior.

<< Conoce ahora todas las empresas en las que puedes trabajar con Adecco >>

Freelancer, consultor, coach o incluso emprendedor… ser un negocio unipersonal ciertamente se siente a veces como una labor lastrada por una buena carga de soledad.

Dos desafíos comunes de trabajar por sí mismo son la creciente lista de cosas por hacer que parece que nunca se hacen y la soledad de trabajar solo. Ambas pueden ser abrumadoras cuando trabajas por tu cuenta. No obstante, existen algunos consejos y ejemplos de cosas que pueden evitar que te veas en esa situación angustiosa y disfrutes más de tu trabajo.

Busca ayuda para tus tareas pendientes

Cuando tu semana laboral comienza a extenderse hasta el fin de semana y se acerca a las 60 horas semanales, es hora de buscar ayuda. Puede parecer que la única solución es contratar a un empleado. Pero ¿qué pasa si no te seduce la idea de convertirte en un negocio empleador y no disfrutas con la idea de ser un jefe? La respuesta es subcontratar parte de su trabajo.

No te preocupes, este hecho no va a afectar a la hora de trabajar por tu cuenta y como profesional creativo. Externalizar tareas no significa perder el control. Muy al contrario, esta solución te permitirá estar más descansado y mantener la cordura y la frescura.

Trabajar por tu cuenta con un Asistente Virtual (AV)

Ya hemos visto las ventajas que puede proporcionarte la decisión de delegar parte de tu trabajo pendiente a través de la subcontratación. Pero esta no es la única opción con la que cuentas a la hora de conseguir ayuda para trabajar por tu cuenta.

Un Asistente Virtual puede tapar muchos agujeros en tu día a día laboral. Te permitirá delegar en tareas administrativas y de producción y realizará las labores incluso más rápido que tú. Los AV pueden ayudarte con todo tipo de tareas, como programar reuniones, actualizar listas de contactos o incluso preparar tu boletín por correo electrónico. Funciones administrativas que de otro modo te impiden hacer un trabajo más crítico con el cliente, trabajar en marketing o desarrollar negocios.

Ceder el control a un colega

La acumulación de trabajo es buena señal al trabajar por tu cuenta, significa que tienes clientes que confían en ti y que el negocio marcha bien. Sin embargo, ello conlleva una buena dosis de ansiedad: el retraso se fija a ti como una espada de Damocles y se traduce en angustia por no poder entregar los trabajos a tiempo.

Ceder el control a un colega de profesión puede ser una buena alternativa. Pongamos un ejemplo. Imagina que tienes un proyecto de marketing en tu lista de tareas pendientes durante la mayor parte del año. Es una especie de infografía que describirá visualmente cómo funciona un proceso. Sabes cómo quieres que se vea y esbozaste una composición ajustada para el diseño, con notas de estilo, color y composición tipográfica. Como diseñador gráfico, sabes que puedes crear y escribir esta pieza tú mismo. Como propietario de un negocio, entiendes que esta será una herramienta de marketing para el desarrollo empresarial y el coaching.

Sin embargo, ahí estaba en tu lista de tareas pendientes, junto con otros proyectos personales importantes que sigues posponiendo para diferentes tareas. Así que finalmente contratas a otro diseñador gráfico, un colega con el que habías trabajado antes, para darle vida a esta herramienta de marketing. En pocas palabras, tendrás esta pieza lista la semana que viene.

Contratar a un profesional independiente para que se encargue de tareas especializadas con regularidad o para proyectos puntuales es una excelente manera de sacar el trabajo de tu bandeja de escritorio. Además, servirá para que no te sientas abrumado por tu creciente lista de tareas pendientes. Especialmente si contratas a alguien tan bueno (o mejor) que tú en ese tipo de trabajo y que también te ofrecerá el mismo talento, objetividad y experiencia que brindas a tus clientes.

Dependiendo del tipo de negocio que tengas, incluso puedes subcontratar partes del trabajo de tus clientes con otro consultor. No te preocupes; como es un contratista independiente, todavía no eres su jefe. Pero ten en cuenta que todavía necesitas proporcionar supervisión y control de calidad sobre su trabajo. Al trabajar por tu cuenta, tú eres el responsable final del producto o proyecto.

Etiquetas:
Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar

Últimos artículos publicados

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar guía