Test de personalidad en una entrevista de trabajo: ¿debo preocuparme?

¡Lo has conseguido! Acabas de recibir esa llamada que llevas semanas esperando: la empresa de tus sueños se ha fijado en tu currículum y quiere concertar contigo una entrevista de trabajo. ¡No te lo crees! Estás tremendamente feliz e ilusionado hasta que, justo antes de colgar, el reclutador te explica que el proceso de selección incluye un test de personalidad. Entonces te vienes abajo y tu felicidad se torna en preocupación y miedo. Empiezas a preguntarte: ¿Pasaré el filtro? ¿Seré lo que están buscando?

Seguro que esta escena te suena. A pesar de que los test de personalidad son una herramienta muy habitual dentro de las entrevistas de trabajo, lo cierto es que generan mucha inseguridad en la mayoría de los candidatos, que no saben muy bien cómo enfrentarse a ellos. Si es tu caso, ¡estás de enhorabuena! Este post es justo lo que necesitas para librarte de la incertidumbre y acudir a la cita sin ningún miedo. ¡Lo vas a hacer estupendamente! ¿Sabes por qué? Porque los test de personalidad no pueden hacerse mal. ¡Nunca! Te lo demostramos a continuación.

¿Qué es un test de personalidad?

Por definición, un test de personalidad es “un instrumento estandarizado, diseñado para revelar aspectos del carácter o mecanismos psicológicos de un individuo”. Quizá dicho así te parezca algo complicado de afrontar, pero nada más lejos de la realidad: basta con ser sincero y responder a las preguntas sin fingir ser otra persona. Primero porque este tipo de pruebas son evaluadas por psicólogos con suficiente bagaje profesional como para detectar si alguien miente o no. Y segundo porque, si lo piensas detenidamente, no tiene ningún sentido hacerlo. Al fin y al cabo, como te contamos a continuación, lo que buscan los reclutadores a través de estos test o cuestionarios no es juzgarte, sino conocerte un poco mejor y saber si eres la persona idónea para el puesto. ¿Entiendes ya por qué decimos que no hay respuestas correctas o incorrectas?

¿Por qué y para qué los usan los reclutadores?

Como seguro que ya sabes, la principal responsabilidad de un reclutador es encontrar un candidato adecuado para desarrollar las funciones asociadas al puesto ofertado. La información que aparece en el CV, formación y experiencia, es un buen punto de partida, pero no suele ser determinante a la hora de decantarse por un profesional u otro. ¿Qué marca la diferencia, entonces? Las habilidades de los candidatos, su carácter o, incluso, sus valores. Por ejemplo, si una compañía está buscando un responsable comercial probablemente el entrevistador necesite saber si las personas entrevistadas tienen dotes comunicativas o saben liderar equipos. Mientras que para ocupar un rol de ingeniero se valorará más el pensamiento analítico o la capacidad de mantener la calma en momentos de crisis. Los test de personalidad ayudan a saber este tipo de cosas, nada más.

¿Qué tipo de preguntas incluyen?

De hecho, las preguntas que vas a encontrar en ellas no tienen nada que ver con las que aparecen en los exámenes. Suelen ser afirmaciones cortas, fáciles de entender, sobre las que tienes que decir si estás totalmente de acuerdo, bastante de acuerdo, ni a favor ni en contra, en desacuerdo o totalmente en desacuerdo. Dependiendo de la posición, se centrarán en unos aspectos de la personalidad o en otros. Sin embargo, aquí te dejamos un listado con algunas bastante comunes:

  • Aprendo rápidamente
  • Tengo claros mis objetivos
  • Soy capaz de completar tareas tan bien o incluso mejor que otras personas
  • Me gustan los retos
  • Me gusta trabajar en equipo
  • Es preferible que salga adelante el trabajo que tratar de hacerlo perfecto
  • Me encanta idear nuevas formas de hacer las cosas
  • Me adapto fácilmente a las situaciones nuevas

¿Qué puedo hacer para prepararme?

Lo primero estar tranquilo y entender que, como te hemos demostrado en este post, los test de personalidad son un instrumento más para evaluar tu idoneidad para el puesto. Una vez que hayas interiorizado esto y que estés convencido de que lo vas a hacer bien siendo sincero, hay una serie de recomendaciones que queremos compartir contigo:

Controla el tiempo. Recuerda que, normalmente, debes completar este tipo de pruebas en un período corto de tiempo. Por eso, si ves que alguna te cuesta especialmente, pasa a la siguiente y vuelve a ella cuando hayas terminado todas las demás.

No abuses de las respuestas neutras. Si lo haces, es probable que el entrevistador piense que eres una persona poco decidida.

Sé espontáneo. Cuanto más pienses la pregunta, más sesgada estará tu respuesta.

Por último, tenemos otro consejo para ti: no te olvides de que la entrevista para la que te han llamado es mucho más que un test de personalidad. Prepara todas las fases a fondo con este post recopilatorio. ¡Triunfarás seguro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *