¿Qué necesitas saber para ser carretillero?

El e-commerce se dispara. Según los últimos datos de la Comisión Nacional del Mercado y de la Competencia (CNMC) la facturación del comercio electrónico en España superó los 6.756 millones de euros en el primer trimestre de 2017, una cifra que representa un crecimiento interanual de casi un 25%. Ante estas cifras, la logística se sitúa como uno de los sectores que más profesionales demandan y, entre ellos, hoy queremos explicarte todo lo que necesitas saber para convertirte en un excelente carretillero/a.

Un carretillero o conductor de carretilla es la persona que conduce una carretilla ya sea elevadora, retráctil, frontal o trilateral, entre otros tipos. Es lo que comúnmente en el argot del sector se llama “toro”. Entre las funciones de un carretillero destacan la recepción y colocación de paquetes en estantes o palés, la preparación de pedidos y su empaquetado. Además, en algunas ocasiones también pueden desempeñar funciones administrativas como revisar albaranes y otras tareas de gestión. Su sueldo medio en España ronda los 15.000 euros anuales.

Para ejercer esta profesión, deberás ser mayor de 18 años y es obligatorio que tengas el carnet de carretillero. No existe un carnet oficial, sino que se trata de un certificado que puedes obtener en las distintas empresas que imparten formación para operadores de carretillas. Estas empresas emiten su propio “carnet de carretillero”, con validez legal. También existen cursos gratuitos para obtener el carnet de carretillero, que están subvencionados en su totalidad por el Servicio Público de Empleo Estatal, por lo que te aconsejamos que te informes en la oficina más próxima o en su página web.

Por otra parte, aunque no es obligatorio, a no ser que vayas a circular por una vía pública, es recomendable que tengas el permiso de conducir de automóviles tipo B.

Los cursos de carretillero suelen ser cortos y están diseñados para que adquieras los conocimientos y las habilidades necesarias para manejar correctamente una carretilla. Por ello, se imparten nociones teóricas y prácticas que incluyen formación en prevención de riesgos laborales y seguridad, así como normativas, responsabilidades y obligaciones que tendrás como carretillero. También te enseñarán los diferentes tipos de carretillas, sus principales características, así como las técnicas básicas de mantenimiento de las mismas. Además, estos cursos suelen culminar con una parte práctica centrada en conducciones reales de carretillas y manejo de cargas.

A nivel físico, como conductor de carretillas deberás pasar un examen médico cada año y no haber tenido enfermedades que te impidan el manejo de carretillas elevadoras. Por ejemplo, si sufres enfermedades crónicas como artrosis o una hernia discal no podrás ser carretillero ya que ya que tu cuerpo no podría soportar las vibraciones de una carretilla. Además, deberás tener una capacidad de visión en ambos ojos superior a 7 de 10 y una buena capacidad auditiva para oír bien los ruidos o a los avisos acústicos o señales de alarma.

En cuanto a las competencias y habilidades, para optar a un puesto de carretillero la compañía valorará que seas una persona prudente, que tengas una buena coordinación y capacidad de concentración, puesto que el trabajo puede ser repetitivo, así como habilidad para calcular adecuadamente el peso de los objetos y sus medidas. También es importante que tengas paciencia y consciencia de lo que ocurre alrededor de la carretilla y que seas una persona capaz de trabajar sin supervisión. Asimismo, en los procesos de selección las empresas también valoraran que seas una persona responsable y con capacidad de seguir los procedimientos establecidos y las normas de seguridad.

Con toda esta información, ¿a qué esperas a convertirte en un excelente carretillero? Puedes encontrar una gran multitud de ofertas de empleo en la web Adecco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *