“En Suiza se valoran las personas por sus cualidades y no por su país de procedencia”

Cuando Gemma Nicolás hizo las maletas para instalarse en Suiza no pensaba estar allí más de dos años, pero ha superado la barrera de los cinco, así que cuando sus amigos y familiares le preguntan cuándo va a volver prefiere dejar la pregunta en el aire. Hablamos con ella para que nos cuente las ventajas e inconvenientes de vivir en un país como Suiza, que tiene una tasa de paro bajísima pero un elevadísimo coste de vida.

¿Cuándo llegaste a Suiza?  ¿Qué te llevó hasta allí?

Llegamos hace 5 años. Queríamos cambiar de país y salir de nuestra zona de confort. A mi pareja le hicieron una oferta en Zürich y desestimamos el destino inicialmente por el idioma local (alemán). Luego empezamos a investigar, vimos el inglés era ampliamente aceptado: el 25% de la población es extranjera. Ambos dejamos nuestros trabajos en Barcelona y nos vinimos.

¿Te costó mucho a adaptarte al principio? ¿Cuáles son los principales hándicaps que encontraste?

La burocracia y rigidez en las normas es sin duda la primera dificultad, así que el inicio es intenso. Suiza no forma parte de la Comunidad Europea y se permite la entrada al país con permiso de turista por un máximo de tres meses. Sin trabajo no se obtiene el (importantísimo) permiso de residencia y, sin este permiso, estás en desventaja respecto a los demás para conseguir un empleo, alquilar un piso, abrir una cuenta en el banco…

Sin embargo, el paro aquí es muy bajo, del 3%, o sea que hay una gran oferta laboral. En mi caso encontré trabajo en tres semanas.

Y ahora, ¿en qué punto te encuentras?

Estoy trabajando en una empresa tecnológica especializada en entretenimiento para eventos deportivos y musicales. Mi experiencia laboral en Suiza es muy positiva: aquí se valoran las personas por sus cualidades y no por su país de procedencia.

¿Cómo es tu día a día allí?

Mi vida es tranquila, feliz y aprovechando toda ocasión para viajar y recorrer el país.

¿Qué es para ti lo mejor de vivir en Suiza?

La calidad de vida y su naturaleza. Me sorprende que me agraden detalles que antes me sacaban de quicio, como la exagerada tranquilidad viajando en tren y la extrema educación de los suizos.

¿Y lo peor?

Aquí hay menos horas de sol que en España, pero a eso uno se acostumbra. Sin duda, lo más difícil es estar lejos de familia y amigos.

¿Crees que actualmente hay oportunidades laborales para extranjeros?

Aquí hay muchas oportunidades para encontrar trabajo en pocos meses, pero mantenerse aquí sin un salario es estresante: dormir, comer, transporte… es muy caro. Yo recomendaría buscar primero trabajo desde España y ahorrar el coste de las primeras semanas.

¿Te gustaría mudarte a otro país?

De momento, no. Pero nunca se sabe.

¿Y volver a España?

Planeamos vivir en Suiza dos años y llevamos cinco… ¡así que ya dejamos de planear!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *