El coworking tras la pandemia

Publicación
07 de julio de 2020
Lectura: 3 minutos
Coworking

Las consecuencias del COVID-19 no han sacudido tan solo al sector de la salud. Más allá de una crisis sanitaria, prácticamente todas las áreas de nuestra vida cotidiana se han visto afectadas de una u otra manera. En este sentido, también nos ha obligado a repensar la forma en que trabajamos en un mundo pospandémico y encontrar opciones que, como el coworking, planteen fórmulas alternativas ante la llamada ‘nueva normalidad’.

<< Conoce ahora todas las empresas en las que puedes trabajar con Adecco >>

La vuelta a la actividad laboral

A medida que las ciudades de todo el mundo flexibilizan las regulaciones, muchos vuelven al negocio. Pero seamos sinceros: regresar al trabajo después de una pandemia no será como volver a la oficina tras de unas largas vacaciones. 

Así como ha demostrado la capacidad de recuperación de la fuerza laboral, la pandemia también ha puesto de relieve las fisuras entre las formas tradicionales de administrar una empresa y las necesidades de las personas que la componen.

Observamos las grandes tendencias que cambiarán la forma en que trabajamos y algunas de ellas, como el coworking, resultan bastante cómodas.

Las ‘salas de respiración’ en los espacios de trabajo

El regreso a la actividad laboral exige poner el foco de atención sobre el espacio personal. Atrás deben quedar las oficinas densamente llenas. El distanciamiento social recomendado por las autoridades sanitarias conlleva que el diseño de las oficinas tengan que cambiar.

Este hecho podría cristalizar en una primera solución de urgencia que pasaría por la reutilización de áreas de trabajo. Un ejemplo podría ser convertir salas de conferencias en espacios de trabajo. Los CEO de las grandes empresas ya empiezan a advertir que se debe evaluar el distanciamiento y la seguridad de cada plano de planta a medida que avanzamos hacia un futuro posterior a la pandemia.

El coworking para sacar músculo financiero

Incluso antes de la pandemia de COVID-19, las grandes corporaciones habían comenzado a colocar a algunos empleados en espacios de coworking. Esta opción se había estado empleando como una forma de acomodar a los trabajadores remotos. Es probable que esto continúe, dada la tendencia a «desdensificar» y también la mayor necesidad de mantenerse ágil financieramente en tiempos de incertidumbre.

Los espacios multitarea son una solución premium para las corporaciones. La apuesta es ideal para aquellas empresas en expansión que buscan opciones flexibles para albergar equipos remotos.

Del mismo modo, estos lugares también pueden funcionar muy bien para las compañías que desean mejorar la agilidad. De esta manera se facilita la transición de los compromisos tradicionales de espacio de oficina a soluciones de espacios flexibles o de coworking. En todo caso, esta crisis destaca por qué la flexibilidad es valiosa para las empresas.

El bienestar en la oficina gracias al coworking

No estamos hablando de muebles ergonómicos o elegantes tumbonas donde echar una cabezada. Un artículo de Forbes propone que, después de la pandemia, las empresas deben volver a lo básico a la hora de cuidar el bienestar de su personal, como tener una buena calidad del aire y mucha luz natural. Sin embargo, el bienestar de la plantilla no se centra solo en el entorno del lugar de trabajo, sino también en pequeñas cosas simples que impactan el bienestar emocional.

En este aspecto, los equipos de Recursos Humanos deben tener capacidad para pensar acciones, beneficios y actividades que contribuyan a enriquecer el ambiente de trabajo. El artículo de Forbes deja muy claro que no basta con proporcionar información sobre el bienestar: “el verdadero poder radica en crear una cultura de bienestar, comprometerse con el bienestar a nivel individual, de equipo y organizacional y equipar a los empleados con tecnología que promueva comportamientos de bienestar».

Una comunidad que trabaja junta se recupera junta

Las corporaciones y las personas por igual necesitan unirse para enfrentar tiempos difíciles y, para lograrlo, tener una comunidad es clave. Los beneficios son múltiples: tener una comunidad empresarial significa la posibilidad de compartir recursos, desde una costosa infraestructura de TI hasta algo tan minúsculo como la papelería. Esto extiende el desembolso financiero a más usuarios, lo que se traduce en una mejor rentabilidad.

Tener una comunidad empresarial también otorga un apoyo, ya sea a través de colaboraciones o simplemente a través del intercambio de conocimientos. Y en ese sentido, los espacios de coworking son motores económicos por derecho propio. De hecho, aquellos que trabajan juntos, también crecen juntos.

Etiquetas:
Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar

Últimos artículos publicados

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar guía