Cómo crear un buen ambiente de trabajo

Publicación
22 de diciembre de 2020
Lectura: 4 minutos
Ambiente laboral

Para aprovechar al máximo la capacidad de los empleados, se debe crear un entorno de trabajo positivo para todo el equipo. Cuando las personas se sienten animadas, aceptadas y felices, se motivan más y se desempeñan mejor. ¿No es una buena fórmula? Entonces ¿qué se necesita para crear un buen ambiente de trabajo?

Sí, toma tiempo de tu día, pero el proceso de crear un lugar de trabajo alegre le da un sentido de propósito a tu trabajo y da como resultado actuaciones dedicadas. Además, los gerentes son responsables de nutrir a su equipo, no solo de producir excelentes resultados de proyectos sin importar el coste. ¿Estáis de acuerdo?

<< Mira las últimas ofertas donde puedes aplicar gracias a tu título de FP >>

En ese caso, os dejamos cinco consejos para crear un ambiente de trabajo positivo para tu equipo:

Consejos para gozar de buen ambiente de trabajo

1. Participar en diálogos significativos (en persona)

Cuando haces el esfuerzo de conectar con los miembros de tu equipo en persona, individualmente y como grupo, estás estableciendo una posición de afecto que motiva a las personas en todo tipo de formas locas y buenas. Es fácil enviar mensajes cortos en correos electrónicos y luego confiar en estos pequeños intercambios para la mayor parte de tu comunicación. O puedes concentrarte en lo que debe hacerse a continuación y olvidarte de tomar un respiro, mirar a tu alrededor y conocer a tus empleados o colegas. No caigas en esta rutina. En su lugar, pregunta a los miembros de tu equipo sobre sus objetivos inmediatos e intereses del proyecto, así como sobre sus objetivos profesionales.

Además, recuerda que todos somos humanos, y la mayoría de los humanos responden bien a lo real: la comunicación en persona que dice «tú importas».

2. Muestra tu agradecimiento y genera un buen ambiente de trabajo

Una de las mayores quejas de los empleados es que no se sienten apreciados. En el segundo en que alguien nos dice un «buen trabajo» o «hiciste una diferencia en este proyecto», sentimos que importamos de una manera que le da a nuestro trabajo un sentido de propósito. Si no estás tan inclinado a dar estrellas doradas verbales, un lugar fácil para comenzar es con un simple «gracias».

El siguiente paso es dar un reconocimiento significativo. Enhebra los cinco y los «buenos trabajos» con una imagen más detallada detrás de tu reconocimiento. De esta manera, tus colegas o empleados pueden comprender lo que están haciendo bien y hacer más. Además, los elogios detallados muestran que estás prestando atención y no lanzas frases vacías. Cuando las personas sienten que están haciendo un buen trabajo, quieren estar aún más a la altura de las circunstancias.

3. Escucha las ideas de los demás

Todo tu equipo tiene grandes ideas. Están en las trincheras todo el día, aportando su propia experiencia y perspectivas a la parte del proyecto en la que están enfocados. Por ejemplo, si existe una manera de hacer que las hojas de cálculo sean más eficientes o que las llamadas en frío sean más productivas, los miembros del equipo saben cómo hacerlo. Es tentador ceñirse al protocolo porque sabes que funciona bien. Pero en estos días el mundo avanza tan rápido que nadie puede permitirse permanecer en un status quo durante demasiado tiempo.

Por lo tanto, establece una política para escuchar nuevas ideas (también podrías estructurar períodos de tiempo apropiados para esto), y esto dirá a todos que son una parte valiosa del equipo. Prueba las buenas ideas; nunca se sabe lo que podría suceder, aparte de que el equipo se involucra más en su trabajo y en el resultado del proyecto, para empezar.

4. Confía en tus compañeros de equipo

Esta es una regla más difícil de practicar para algunos que para otros. Por lo tanto, intenta asumir de manera predeterminada que tu equipo está formado por trabajadores adultos, responsables y competentes que no necesitan ser tratados como niños. Al fin y al cabo, las personas actúan de la forma en que las tratan. En términos de acción, esto significa que cuando delegas, realmente dejas ir y dejas que el individuo se haga cargo de la tarea que le asignaste. También puedes transmitir confianza pidiendo a los miembros del equipo que tomen decisiones para su parte del proyecto, como:

  • Sugerir cuándo y si debieran realizarse las reuniones.
  • Anticipar los obstáculos y comunicarlos al grupo.
  • Asumir que tu equipo quiere lo mejor para el proyecto. Y si sientes el comienzo de algún yuyu negativo, invita a discusiones sobre la política de la oficina para conocer qué piensa la mayoría.

5. Sé espontáneo y diviértete un poco

Todo el mundo quiere divertirse en el trabajo, a pesar de que todos definimos «diversión» de forma un poco diferente. Aun así, si puedes mantener los cuatro consejos anteriores en acción, la diversión, o una sensación de disfrute y poder ser tú mismo en el trabajo, se convierte en una parte más natural del trabajo de todos.

La diversión ocurre cuando las personas se sienten conectadas con un equipo donde hay respeto mutuo, comunicación abierta, aceptación de quiénes son y todos colaboran y trabajan hacia el mismo objetivo. Cuando los equipos trabajan bien juntos, es más fácil ser espontáneo y divertirse, ya sea una fiesta de último minuto tras el lanzamiento de un proyecto o una breve pausa por la tarde para contar historias y reírse un poco sobre distintos temas no relacionados con el trabajo.

A veces, todos necesitamos un descanso de la seriedad de los negocios.

Y recuerda, ya ocupes un puesto de liderazgo o seas miembro de un equipo, todos desempeñamos un papel fundamental a la hora de crear un buen ambiente de trabajo.

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar

Últimos artículos publicados

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar guía