Descubre el arte de la negociación con estas frases para negociar el sueldo bruto

Shakespeare decía que “las improvisaciones son mejores cuando se preparan”. Y lo cierto es que el dramaturgo inglés tenía razón, sobre todo cuando te enfrentas a una entrevista de trabajo. En éstas, es importante actuar con naturalidad y dar la sensación de que la conversación fluye, aunque no hay nada como ir preparado habiendo pensado en la respuesta a algunas preguntas. Especialmente las relacionadas con el sueldo bruto al que aspiramos en ese puesto.

“¿Qué salario bruto mensual estarías dispuesto a aceptar?”, es una pregunta clásica en cualquier entrevista. Muchas se repiten pero ésta nunca falla. Y es que a la hora de valorar a un candidato, al reclutador le interesa saber cuáles son sus aspiraciones salariales para ver si encaja con la cifra que la empresa está dispuesta a pagar.

Por tanto, sabiendo que este tema surgirá en algún momento en la conversación, es conveniente que decidas con antelación qué vas a decir. Lógicamente, no existe una respuesta correcta o incorrecta pero sí hay ciertos términos que te pueden ayudar a conseguir tu objetivo. Siguiendo estos consejos,  podrás negociar tu salario bruto y dejar claras cuáles son tus condiciones a este respecto.

Las mejores frases para negociar tu sueldo bruto

Reclutador: ¿Cuánto dinero esperas en este puesto?

Consejo: Evita dar una cifra de primeras.

Respuesta: “Lo cierto es que no tengo una cifra exacta en mente. Me gustaría saber lo que la empresa está dispuesta a ofrecer, tanto en lo económico como en lo más intangible”.

Reclutador: “Nuestra oferta es de 18.000€ brutos anuales”

Consejo: Si está por debajo, haz una contraoferta.

Respuesta: “Gracias por la oportunidad, me encantaría formar parte de su equipo. Sin embargo, espero que podamos explorar la posibilidad de llegar a los 21.000€. Esta cantidad refleja más mi experiencia y conocimientos en este campo”.

Reclutador: ¿Cuánto estás cobrando ahora mismo en tu puesto actual?

Consejo: Nunca desveles la cifra, puedes perder la oportunidad de aumentar tu salario.

Respuesta: “La verdad es que mi sueldo bruto actual está dentro del margen actual del mercado. Es competitivo”.

Reclutador: “En tu antiguo puesto, tu sueldo estaba por debajo de esa cifra”

Consejo: Haz valer tu experiencia actual.

Respuesta: “Sí, es cierto. Pero desde entonces he realizado diferentes formaciones y obtenido una mayor experiencia en mi campo. Creo que mi valor como profesional se ha incrementado en este tiempo. Además, mi anterior sueldo estaba por debajo del mercado; de ahí que esté buscando trabajo”.

Reclutador: “No tenemos presupuesto”

Consejo: Intenta negociar para encontrar una solución intermedia.

Respuesta: “Entiendo que tengan un presupuesto cerrado para el puesto. Por lo que he visto, el salario medio para este tipo de empleos está un poco por encima. ¿Podríamos buscar un término medio?”.

Reclutador: “18.000€ es lo máximo que podemos ofrecer”

Consejo: Trata de negociar bonos o pagas extra que te beneficien.

Respuesta: “Entiendo que es lo máximo que podéis ofrecer en este momento. ¿Es posible contemplar otros beneficios? Quizás podríamos acordar una paga extra según objetivos”.

Reclutador: “El salario no es negociable, pero ofrecemos otros aspectos variables que suman al salario económico”

Consejo: Pide que te expliquen.

Respuesta: “Me encantaría saber cuáles son exactamente, así puedo valorar la oferta de una forma más completa”.

Reclutador: ¿Por qué crees que deberías cobrar más de lo que te ofrecemos?

Consejo: si la oferta está por debajo de lo que esperas, prepara un argumentario.

Respuesta: “Creo que mi experiencia y mis conocimientos pueden aportar un gran valor a la empresa, también en términos de resultados. Por tanto, creo que mi trabajo tiene un valor superior”.

Reclutador: Pon una cifra.

Consejo: Si la conversación deriva en que, de nuevo, el reclutador te pide una cifra establece una cifra lo más concreta posible. Si dices números redondos, la negociación será en números redondos. En cambio, si comunicas tu cifra en números concretos, parecerá que está todo más pensado y estudiado.

Respuesta: “Mis expectativas salariales, teniendo en cuenta mi experiencia y conocimientos, están en 21.250€ de salario bruto anual”.

¿Cuándo debes entrar a negociar tu sueldo bruto?

En mayor o menor medida, el reclutador siempre estará dispuesto a negociar el salario siempre que vea en ti a un candidato interesante para el puesto. Por tanto, pedir más dinero no ha de ser un motivo para que quedes descartado del puesto.

Es importante que negocies bien desde el principio. Piensa que, después, será mucho más difícil conseguir un aumento. Y, también, cuando apliques a la próxima oferta de trabajo estarás partiendo de un cifra muy inferior a tus expectativas.

Prepara bien tus argumentos con estos consejos para negociar tu salario bruto y sabrás manejar con facilidad, la parte más delicada de la entrevista.

Comentarios 1
  • Geniales los consejos para negociar el sueldo.

    Ahora toca conseguirlo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *