Nanomédico, el doctor de las miniaturas

Si bien aún no es posible estudiar la carrera de nanomedicina, ya existen verdaderos profesionales de la nanotecnología dedicados a la noble tarea de indagar en el campo de la medicina para buscarle cura a las enfermedades a nivel celular o molecular: el nanomédico.

Gracias a la nanotecnología los profesionales logran manipular material de un tamaño inferior a 1 micra (1.000 veces más pequeño que un milímetro) y crear sistemas o nanobots capaces de, por ejemplo, introducirse en las células del cuerpo.

Existen en la actualidad tres principales áreas de aplicación: el análisis y diagnóstico con dispositivos cada vez más pequeños; la liberación de fármacos, a través de nanomedicamentos que reducen los efectos secundarios y se dirigen específicamente a donde son necesarios; y la medicina regenerativa, que aplica la terapia celular para la restauración de la función de órganos, tejidos y células.

Los conocimientos necesarios para el avance de estos desarrollos requieren de estudios interdisciplinarios que involucran tanto la biomedicina, como la biotecnología y la ingeniería robótica.

Si bien la aplicación de esta tecnología aún es muy limitada, los prometedores resultados que ya comienzan a conseguirse en este campo permiten ilusionarse con la idea de que la nanomedicina, y por ende el nanomédico, se convierta en una herramienta fundamental para la medicina del futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *