Cómo reaccionar frente a un despido

Publicación
15 de enero de 2020
Lectura: 5 minutos

Reaccionar frente a un despido puede llegar a resultar algo complicado. Las personas afectadas seguramente ni siquiera estuvieran al tanto de que su puesto de trabajo peligraba. Por ello, las reacciones ante un evento negativo de este tipo son de lo más variadas. Por supuesto, depende de la personalidad y momento emocional de cada individuo.

Es precisamente este último motivo el que nos anima a indicaros una serie de consejos a seguir para reaccionar frente a un despido de la mejor manera posible. Sobre todo, intenta mantener la calma y tomarte tu tiempo para asimilar las cosas antes de ponerte histérico y hacer o decir cosas de las que luego puedas arrepentirte.

Con el despido estás perdiendo un puesto de trabajo, no una parte vital de tu cuerpo. Es más, podría ser la oportunidad que necesitas para avanzar en tu carrera profesional al obligarte a sumergirte de nuevo en la búsqueda dentro del mercado laboral. Y no tengas miedo, para futuras entrevistas de trabajo ya sabes cómo contar que te han despedido.

<< Conoce ahora todas las empresas en las que puedes trabajar con Adecco >>

Consejos para reaccionar frente a un despido de la manera correcta

Lo primero a evaluar frente a la noticia de ser despedido es la autoestima. Frente a una cesión permanente de trabajo por obligación, es probable que nos sintamos dubitativos de nuestras habilidades. Sin embargo, lo más probable es que no hayamos cometido ningún error. Y aunque mientras estábamos desempeñando el trabajo nos quejásemos de su rutina y de ciertas tareas, la verdad es que realizarlas daba sentido a los días en la oficina.

Los motivos por los que se despide a un trabajador son de lo más variopintos. Desde la necesidad de reducir costes hasta una productividad no satisfactoria para la empresa, existen infinidad de causas que pueden ser las responsables del despido. Intenta no generalizar si te ocurre y cerciórate de que se están cumpliendo tus derechos. Recuerda que, según lo indicado en el Estatuto de los Trabajadores, deben preavisarte de la futura rescisión de tu contrato laboral con días de antelación. Además, tienes derecho a un finiquito.

El hecho de ser algo inesperado, conlleva que reaccionar frente a un despido nos enoje, nos haga dudar de nosotros mismos y/o nos lo tomemos con cierta resignación. Insistimos en que dependerá de nuestra personalidad y el momento emocional en el que nos encontremos. Sea como sea, se trata de una situación chocante e inesperada que nos obliga a modificar radicalmente nuestra rutina.

A pesar de ello, el hecho de ser despedidos no siempre es sinónimo de un suceso malo. Podría ser una oportunidad estupenda para avanzar en nuestra carrera profesional y/o alcanzar nuevos objetivos. Es decir, lograr una visión más allá de la barrera de árboles que solemos tener enfrente. Para ello, debemos estar preparados para afrontar nuevos retos y circunstancias.

Aquí tienes nuestros consejos para que no te pillen desprevenido y sepas cómo reaccionar frente a un despido:

1. No te conviertas en una víctima

Sí, ser despedido es un shock. Sin embargo, no es aconsejable que focalices tu atención en la mala suerte que has tenido y lo pobrecito que eres en ese momento. De lo contrario, estarás dando el primer paso para autoconvencerte de ser un incomprendido y un perdedor. Una trayectoria que logrará impedirte seguir avanzando en tu carrera profesional.

Tu responsable siempre te informará de los motivos del despido. Habla tranquilamente con esta persona para descubrir cuál ha sido la causa. Si al final resulta que es por algo que has hecho tú, detente un momento a analizar la información y averigua si realmente te entregaste en la realización de tus funciones. Además, siempre existe la posibilidad de que la causa del despido se achaque a causas ajenas a tu actuación.

Sea como sea, jamás te hagas la víctima. De lo contrario, lo único que conseguirás será enfadarte y frustrarte. Algo que, de continuarse en el tiempo, te convertirá en una persona cerrada, temerosa y seguramente rencorosa. Tómate tu tiempo para asimilar tu nueva situación y recuerda que un despido no es un complot hacia tu persona. Nadie está en tu contra ni quiere amargarte la vida.

2. Coméntalo con las personas adecuadas

Sí, no debes compadecerte de ti mismo a la hora de reaccionar frente a un despido. Sin embargo, esto no quiere decir que debas comportarte como un super humano. Todos necesitamos desahogarnos en algún momento.

Eso sí, tu despido y cómo te sientes no es algo que debas gritar a los cuatro vientos. Es decir, debes elegir a las personas de tu confianza que consideres pueden ayudarte en esta situación. No es necesario empaparse de la compasión de familiares y amigos.

Tu malestar, inseguridad e incluso incomodidad ante el despido, es algo que debes expresar frente a personas contadas. No a todos les interesa lo que te está pasando ni debes buscar dar pena a los que te rodean. Exprésate ante aquellos que te quieren y te acompañan en tus momentos más difíciles. No escondas lo que sientes y déjate ayudar por esa persona de confianza que seguramente ahora mismo tengas en mente.

3. No tomes decisiones a la ligera

Ante el despido, no cedas a la tentación de tomar decisiones precipitadas. Convierte el reaccionar frente a un despido en algo positivo. Acepta el reto que tienes frente a ti y no permitas quela adversidad te doblegue.

Lo lograrás tomándote tu tiempo para analizar lo sucedido y decidir qué tipo de trabajo quieres encontrar a continuación. No te precipites a la hora de aceptar un nuevo empleo. Detente a pensar qué es lo que quieres pues, de lo contrario, solo estarás acallando tu decepción ante tu reciente despido.

4.No pierdas la confianza

Un despido es un fracaso laboral. Sí, eso es cierto. Sin embargo, no todo es tu culpa. Es probable que hayas cometido errores en tu camino o que lo que hacías no fuera suficiente para conservar tu puesto… o que el despido se deba a circunstancias de otro tipo. Independientemente de lo que haya sucedido, te recomendamos no perder la fe en ti mismo.

Aprovecha tu nueva situación para autoevaluarte y descubrir qué quieres hacer en el futuro. ¿Quieres un trabajo nuevo similar o experimentar en otro sector? ¿Buscas una multinacional o prefieres trabajar en una pyme?

Eso sí, antes de ponerte a buscar empleo, averigua los motivos de tu cesión actual y analiza si has actuado de la manera correcta o podrías haberte esforzado algo más. Recuerda que en Adecco te lo ponemos fácil para encontrar un nuevo trabajo. Solo haz la búsqueda de lo que quieres y encontrarás cientos de ofertas a tu disposición.

Como ves, los consejos para saber reaccionar frente a un despido son obvios y sencillos. Lo más importante es no dejarse caer en la depresión y reaccionar lo más positivamente posible. ¿Quién sabe, a lo mejor es tu oportunidad de oro para hacer lo que realmente te gusta?

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar

Últimos artículos publicados

Descarga gratis la guía definitiva para superar una entrevista de trabajo
Descargar guía