Valentino Rossi, el doctor del motociclismo

Imagen. Valentino Rossi. Atrevimiento. Adeccorientaempleo
 

Atrevimiento y pasión suelen ser dos de los ingredientes mágicos que dan vida a los ídolos del deporte, y Valentino Rossi, sin dudas, es uno de ellos. Su interés por el motociclismo se inició gracias a su padre, Graziano Rossi, quien también fuera un reconocido corredor de esta disciplina. De su mano, con 10 años de edad, Valentino comenzó a participar en carreras de karting, pero tardó apenas un año en pasarse a las competiciones de minimotos.

Con tan solo 17 años, el muy joven Rossi debutó en un mundial de la categoría 125cc, sorprendiendo a todos los aficionados al iniciar la carrera en la posición número 13 y finalizarla en el sexto lugar. Años más tarde, tras haber logrado conquistar los títulos de las categorías 125cc y 250cc, el corredor dio el salto a la que, por entonces, era la máxima categoría del motociclismo, la de 500cc, y se consagró campeón absoluto con apenas 22 años.

Valentino Rossi nació en la localidad de Urbino, Italia, el 16 de febrero de 1979 y desde el comienzo de su carrera profesional mostró una habilidad innata para la competición, un atrevimiento extremo y una actitud inconformista que lo llevó siempre a intentar llegar un poco más lejos:  “Si crees que eres el mejor, ya no puedes mejorar. Si quieres ser el mejor, siempre debes hacerlo”, declaró en una ocasión.

Reconocido por sus excentricidades (como aparecer vestido de preso), Valentino se apoda a sí mismo “The doctor”, debido a que muchos profesionales de la medicina llevan su mismo apellido. El carácter bromista y extravagante de Valentino y aquel característico atrevimiento le permitieron conquistar rápidamente la admiración de todos los jóvenes –aficionados o no al deporte de motor.

En 2002, debutaron las MotoGP de 990 cc y al término de la temporada, Rossi fue proclamado campeón también en esa categoría, con 11 victorias de las 16 pruebas disputadas. En 2009, el corredor se hizo con su noveno título mundial, demostrando que el mundo del motociclismo guardaba ya muy pocos secretos para él; y convirtiéndose en el único corredor de la historia en hacerse con el título de cada una de las categorías de la disciplina.

De un intenso amor por su profesión, Valentino ha señalado que “competir en una carrera de motocicleta es una arte. Y si lo haces es porque sientes algo dentro”, pero también ha sabido reconocer que los triunfos nunca se dan en solitario: “Es muy importante la moto, es muy importante el equipo y en Moto GP creo que es 50/50”, señaló.

Actualmente, con más de 20 años de competición, su joven semblante y su habitual buen humor, lo convierten en una suerte de “Peter Pan” del motociclismo, que no tarda en reconocer que “el deporte se ha vuelto demasiado serio y también los pilotos. Se alimentan y entrenan mucho y no tienen una vida normal. ¡Creo que es importante poder divertirse también!”.

Categoria: Celebrities

:: EL BLOG EN LAS REDES ::