Trucos para controlar el estrés en el trabajo

Estrés laboral. Consejos. Control. Relajación.
 

La presión por cumplir plazos y objetivos, la responsabilidad, una carga excesiva de trabajo o las largas jornadas laborales son algunas de las causas que nos pueden ocasionar estrés laboral. Pero más allá de una queja en el momento del café, el estrés tiene como consecuencias un bajo nivel de productividad, la dificultad de concentración y memorización, o la desorganización laboral, entre otras.

Por todo ello es fundamental que seamos capaces de identificar las causas que nos provocan estrés y ponerle rápidamente solución. Desde Adeccorientaempleo te ofrecemos algunos consejos para superarlo.

Márcate metas realistas

Acepta el trabajo que seas capaz de hacer y márcate objetivos razonables. Para ello puede ayudarte crear una lista de las tareas pendientes por orden de importancia. A menudo nos estresamos por querer hacer varias cosas a la vez y ver que no lo conseguimos.

Ten hábitos saludables

En el momento que sientas que el estrés te invade no acudas a la comida rápida, una alimentación sana y saludable y la realización de ejercicio físico pueden ayudarte a rebajar la tensión. También debes controlar el consumo de bebidas estimulantes como el café y el té, así como las bebidas energéticas, puesto que harán que te pongas más nervioso. Una buena alternativa es tomar café descafeinado, infusiones relajantes y mucha agua.

Relajación

Las técnicas de relajación pueden ayudarte a disminuir el estrés. Algo tan simple como centrarte durante unos minutos en tu respiración, dar un paseo o disfrutar de una comida son trucos que funcionan.

Tómate un descanso

Es muy importante el descanso para controlar el estrés. Por este motivo durante la jornada laboral te puedes tomar breves descansos para respirar profundamente y dar un breve paseo. La carga de trabajo no desaparecerá, pero seguro que después de unos minutos de “desconexión” la afrontarás de otra manera.

Habla con tu jefe

Puedes hablar con tu jefe con el objetivo de saber qué espera de ti, también puedes proponerle cambios en tus tareas, en las formas de trabajo o ideas para mejorar el ambiente laboral en la oficina. Tampoco tengas miedo de pedirle a tu jefe el orden de prioridades, de este modo podrás organizar mucho mejor tus tareas.

Si estos consejos no te resultan útiles, tal vez sea el momento de acudir a un especialista.

Categoria: En positivo

:: EL BLOG EN LAS REDES ::