¿Cómo puedo sentirme parte de un equipo cuando mi trabajo es temporal?

 

Si acabas de conseguir un contrato temporal o de sustitución, quizá tengas sentimientos encontrados. Por una parte, seguro que quieres dar lo mejor de ti mismo e integrarte rápidamente dentro de tu nuevo equipo pero, por otra, a lo mejor sientes que nada de eso tiene sentido porque, tanto tú como tus compañeros, sabéis que tu presencia en la empresa tiene fecha de caducidad. Desde Adecco queremos ayudarte a sacar lo mejor de ti mismo en todo momento y, desde luego, este no es una excepción: sigue leyendo y verás cómo sentirte parte de un equipo en un trabajo temporal es posible. ¡Y, por supuesto, recomendable!

Olvídate de la duración del contrato

Somos conscientes de que tener un contrato indefinido sigue reportando cierta tranquilidad a los trabajadores pero, si lo piensas bien, no debería afectar a tu grado de implicación en un proyecto o en un equipo. Los modelos laborales están cambiando y cada vez más empresas apuestan por trabajar con determinados profesionales de manera esporádica e, incluso, compartida con otras organizaciones. Te contábamos en este post que estos profesionales, polivalentes y abiertos a las relaciones temporales con las empresas, han sido bautizados con el nombre de supertemps. De ellos habla Raquel Roca en su libro ‘Knowmads: futuro del trabajo’, donde también avanza que el papel de los profesionales en las empresas va a estar vinculado a su conocimiento y no a un contrato fijo. Así que olvídate de tu (presunta) fecha de salida y…

Aprovecha al máximo

Muchas veces vemos el trabajo, sobre todo si es temporal, como una obligación que debemos cumplir para ingresar dinero a final de mes o rellenar nuestro CV. Pero nos olvidamos de lo más importante: trabajar, durante el tiempo que sea, es una experiencia vital a la que podemos sacar mucho partido. ¿Cómo? Dejando al margen esas creencias limitantes que no nos permiten disfrutar de nuestro día a día y encarando cada jornada con muchas ganas de aprender cosas nuevas y de compartir nuestro conocimiento con el resto de compañeros. Además de aprender y disfrutar trabajando en equipo con ellos, podrás tejer una red de contactos que puede serte muy útil de cara al futuro.

Impacta y deja tu huella

Aunque vayas a estar poco tiempo en una empresa, deberías aprovechar tu estancia en ella para dejar tu huella, impactar en tus compañeros y, en la medida de lo posible, hacer que la compañía sea un poco mejor que cuando entraste. Quizá te parezca un objetivo ambicioso, pero nada más lejos de la realidad: tu predisposición, tu productividad, tu creatividad a la hora de solucionar problemas o tus ideas pueden ayudarte a conseguirlo. No se trata de querer revolucionar la forma de trabajar en tu primer día, ni de pasar por encima de tus compañeros, sino de poner todo tu potencial al servicio del equipo para, así, poder alcanzar esos objetivos comunes cuanto antes y de la mejor forma posible.

Ten confianza en ti mismo

Por último, pero no por ello menos importante, tienes que confiar en ti mismo y en tu posición: tu trabajo es tan importante como el del resto de tus compañeros. Piensa que te han elegido para cubrir esa vacante porque eres la persona adecuada para el puesto y tienes mucho que aportar. ¡No lo olvides!

Si tienes en cuenta estas recomendaciones, tu experiencia laboral habrá valido la pena. Y, ¿quién sabe? Quizá quieran ampliar tu contrato una vez hayan visto cómo te desenvuelves en el trabajo. Si no puede ser, ¡tampoco te preocupes! Ya sabes que puedes seguir encontrando empleos adecuados a tu perfil en la web de Adecco.

Categoria: Mundo laboral

:: EL BLOG EN LAS REDES ::