Cómo preparar un elevator speech para una entrevista de trabajo

Elevator speech. Elevator pitch. Entrevista de trabajo.
 

Desde Adeccorientaempleo ya hemos hablado sobre cómo nos podemos dar a conocer gracias a la técnica del elevator speech o elevator pitch. Se trata de un discurso breve, conciso, claro y convincente que sirve para presentarnos en todo tipo de eventos y reuniones o bien dar a conocer brevemente nuestro proyecto ante un posible inversor. Pero el elevator speech también puede ser una herramienta fantástica para conseguir la tan deseada entrevista de trabajo.

Cada vez es más frecuente que las empresas asistan a las ferias de empleo que se celebran regularmente en todo el territorio nacional y en todo tipo de universidades y escuelas de negocio. Es en este ámbito donde tener elaborado un discurso acerca de quiénes somos, nuestras competencias y puntos fuertes, puede ayudarnos para que los responsables de los departamentos de Recursos Humanos decidan citarnos para tener una entrevista en profundidad y, de este modo, conseguir nuestro primer objetivo en el proceso de búsqueda de empleo: una entrevista personal.

A la hora de elaborar un buen elevator pitch debes tener muy claro, en primer lugar, cuál es el titular que define tu trayectoria profesional. Así pues, tendrás que empezar explicando tu cargo, tu especialidad y el sector en el que trabajas. En segundo lugar, lo ideal es que expliques tu perfil profesional. Piensa que tienes poco tiempo pues un elevator speech acostumbra a durar entre 30 segundos y dos minutos. Así que tendrás que hacer un ejercicio de síntesis de tu currículum para explicar las funciones más relevantes que has desempeñado en los últimos años y tus principales logros. En tercer lugar, y para cerrar tu discurso, es conveniente afianzar el contacto de forma que puedes pedir a tu interlocutor su dirección de correo, de cara a enviarle tu currículum, o intercambiar vuestros números de teléfono.

Lo que tienes que tener claro a la hora de elaborar tu discurso de elevator speech es que debes utilizar un lenguaje positivo, porque hablar mal de tus antiguas experiencias profesionales o jefes te puede restar puntos, y debe parecer lo más natural, sincero y creíble posible.

Y es que tener elaborado previamente un buen elevator speech es fundamental. Tal y como cuenta en un artículo Sílvia Forés, directora de Recursos Humanos de Baker McKenzie Barcelona y autora del libro “Solo puede quedar uno. Diario de un proceso de selección”: “Estoy de acuerdo en que existirán candidatos que habrán sabido venderse muy bien en un elevator pitch, pero luego en una entrevista en profundidad, como el humo, se disiparán porque en esencia detrás no hay nada que les haga adecuados para ese puesto. Pero otros sí serán capaces de demostrarlo porque efectivamente lo son. Sin embargo, ¿sabes cuál es la diferencia? Que aquellos que no se entrenaron ni supieron “venderse” en el elevator pitch, quizás no llegarán ni siquiera a tener la oportunidad de la entrevista en profundidad, por más talentosos que puedan ser para un puesto”.

Así que… ¿a qué esperas a preparar tu elevator speech? ¡Ahora te toca practicar!

:: EL BLOG EN LAS REDES ::