¿Qué no debes hacer en una entrevista de trabajo?

Entrevista de trabajo. Errores. Fracaso. Éxito.
 

Ya sea porque no tienes trabajo o porque estás decidido a hacer un cambio profesional, la búsqueda de trabajo acostumbra a ser un proceso al que destinamos energía, tiempo e ilusión. En este recorrido, que empieza con la búsqueda y el envío de currículums, la entrevista de trabajo es un hito muy importante al que debes prestar especial atención. En otras ocasiones te hemos explicado cómo debes prepárarte para afrontar con éxito una entrevista de selección, pero hoy nos centraremos en aquellos aspectos que debes tener en cuenta para que la tan esperada cita no se convierta en un despropósito.

Sé puntual. No es necesario llegar a la empresa una hora antes de la cita. De hecho, es un aspecto que puede llegar a ser contraproducente del mismo modo que si llegas tarde ya que demostrarás que no eres capaz de organizarte y controlar el tiempo. Y si, por algún imprevisto, vas a llegar tarde, avisa con antelación a la persona que te ha citado.

Mostrar falta de interés. Seguro que has enviado decenas de correos a diferentes empresas, pero el día de la entrevista debes conocer perfectamente el puesto para el que te postulas y la empresa a la que has enviado tu currículum. De lo contrario, mostrarás una falta de interés que causará una mala impresión en tu interlocutor. Si quieres saber cómo investigar una empresa, te recomendamos que le eches un vistazo a este post.

Presumir de idiomas. Es cierto que cada vez más el conocimiento de idiomas es un factor que puede decantar la decisión final en una entrevista de trabajo, pero no es conveniente mentir sobre tu nivel. Es frecuente que los reclutadores realicen toda o parte de la entrevista de selección en otro idioma y si eres incapaz de realizarla perderán la confianza en el resto de competencias que hayas detallado en tu currículum.

No conocer tu currículum. Conoce perfectamente tu vida laboral y no la exageres puesto que, si no eres capaz de argumentar o explicar algún punto de tu currículum, despertarás recelos en tu interlocutor. Una buena estrategia es tener preparado un elevator speech.

No tener la documentación necesaria. Llevar varias copias de tu currículum o de tus títulos a una entrevista de trabajo puede ser de ayuda y demostrará tu capacidad de organización y previsión. También es importante tener a mano una lista de referencias y de contactos para ofrecerle al seleccionador en caso de que sea necesario.

:: EL BLOG EN LAS REDES ::