¿Necesito un mentor?

Imagen. Mentor ¿Qué es y cuándo lo necesitas?. Adeccorientaempleo
 

Hace varios años que la figura del coach comenzó a resonar en Europa y, en la actualidad, la idea de incluir en las empresas a una persona que ayuda y orienta a los trabajadores a la hora de incorporarse a un determinado puesto y que colabora para que sus objetivos profesionales sean alcanzados, está cada vez más difundida. En algunos casos, el coaching también es una buena herramienta para encontrar trabajo. Sin embargo, menos conocida es la figura del mentor.

El mentor es una persona que es fuente de inspiración para los más jóvenes en tanto que despierta respeto por su trayectoria y conocimiento profesional. En este sentido, el mentor representa un futuro deseado por quienes tienen menos experiencia y, por ello, se convierte en un gran motivador y una fuente de enseñanzas. Es una persona que se percibe como poseedora de mayor sabiduría y experiencia.

Pero, ¿es necesario tener un mentor? Depende. Si nuestro rumbo profesional no es del todo claro, un mentor puede ser quien nos facilite encontrar un camino a seguir y nos allane el paso. Ello no significa dejar que el mentor sea quien tome las decisiones por nosotros, sino descubrir una persona en quien sentirnos reflejados y que pueda ofrecernos consejos o advertencias útiles para nuestro crecimiento profesional.

Por un lado, buscar un mentor significa intentar aprender de la experiencia de otro; de alguien que actúa como guía en el desarrollo profesional, aportando su conocimiento, tiempo y esfuerzo para acompañar a trabajadores más jóvenes o inexpertos. Asimismo, presupone que algunas personas pueden poseer un alto potencial pero a la vez desconocer el mejor modo para desarrollarlo. El mentor está ahí para ayudarnos a descubrirlo.

El concepto del mentor –consolidado hace más de medio siglo dentro del ámbito académico estadounidense- comienza a sonar en nuestro país como una figura aún algo difusa. Sin embargo, se perfila como una tendencia que cobrará fuerza creciente en el ámbito empresarial en los próximos años. Ya en la actualidad, algunas grandes compañías han empezado a ofrecer programas de “mentoring”, que buscan “emparejar” a jóvenes profesionales con personas de mayor experiencia y trayectoria que puedan servirles de orientadores o modelos a seguir.

El mentor es, así, una especie de tutor que ayuda al “aprendiz” a abrir los ojos ante posibles peligros y le permite reconocer sus puntos fuertes. Para los emprendedores, esta figura puede ser especialmente relevante en el desarrollo de sus proyectos, ya que una persona con experiencia -que ha recorrido un camino similar al que ellos han decido iniciar ahora-, será capaz de reconocer con mayor facilidad sus posibles fallos.

Aún cuando no somos conscientes de ello, siempre existe un “mentor” en la vida personal. La mayoría de las veces son nuestros propios padres quienes ocupan ese lugar de referencia e inspiración. En la vida profesional, buscar un modelo u orientador también puede ser de gran ayuda para quienes necesitan una mirada externa y una motivación extra para avanzar más firmemente hacia sus metas.

Categoria: Mundo laboral

:: EL BLOG EN LAS REDES ::