Conociendo a los JEDI: Jóvenes Emprendedores Digitales Innovadores

Imagen: jovenes emprendedores digitales. Entrevista con Ainara Zubillaga, cotec. Adeccorientaempleo
 

Los que fueron jóvenes emprendedores, como Steve Jobs o Mark Zuckerberg también podrían haber sido españoles. Y es que el fenómeno de gente joven que está innovando con éxito en el ámbito de la economía digital sin haber acabado la universidad o sin siquiera haberla comenzado también prolifera en nuestro país. A raíz de ello, la Fundación COTEC se propuso estudiar la realidad de estos jóvenes emprendedoers en España a través de su proyecto JEDI (Jóvenes Emprendedores Digitales Innovadores). Ainara Zubillaga, directora de Educación de COTEC, nos habla sobre esta iniciativa.

¿Qué es el Proyecto JEDI?

El Proyecto JEDI surge de la intuición de que una parte nada despreciable de la revolución económica basada en las empresas digitales está desarrollándose en entornos y por cauces al margen de la estructura clásica del sistema de ciencia, tecnología y universidad. Los JEDI son un fenómeno que nace dentro de ese contexto: jóvenes emprendedores digitales que generan innovaciones sin tener estudios universitarios o sin haberlos terminado aún; que no siguen la secuencia tradicional de estudiar y luego trabajar, sino que antes de finalizar su formación ya han creado productos, servicios o desarrollado ideas y proyectos innovadores. Nuestro objetivo es conocerlos, entender sus motivaciones, cómo innovan, por qué lo hicieron al margen de las estructuras estándar y cómo perciben el entorno económico, empresarial y educativo.

¿Cómo son estos jóvenes emprendedores?

En primer lugar hay que remarcar que el fenómeno de los JEDI es anecdótico, no es un perfil habitual ni entre la juventud ni entre los emprendedores. Y a pesar de las diferencias entre ellos, hay algunas características que los unifican. Entre los rasgos personales que ellos mismos identifican como decisivos para haber llegado donde están, la perseverancia y capacidad para superar los fracasos y adversidades, es común a todos ellos. El origen de las ideas es más próximo a la necesidad de mercado en el caso de los más veteranos (a los que hemos denominado pioneros), mientras que las motivaciones personales ocupan el primer lugar en el caso de los más jóvenes.

Su acercamiento a la tecnología también revela diferencias entre ambos perfiles generacionales: si en el grupo de los pioneros, la tecnología aún no era un elemento extendido que formara parte de la cultura juvenil, y por tanto, era extraño también que alguien de su alrededor tuviera ese perfil tecnológico, en el caso de la segunda generación, han crecido con las herramientas y entornos tecnológicos integrados de manera cotidiana en sus vidas. Aun así, es común la ausencia de perfiles tecnológicos a su alrededor que actuaran como introductores en este ámbito, pero la facilidad para disponer de ordenadores y programas con los que “trastear” e iniciarse, de manera autodidacta, ha sido mucho mayor en el caso de la segunda generación.

¿Cómo es su realidad?

En un grupo tan heterogéneo, las realidades a las que se enfrentan son muy diversas: algunos están estudiando actualmente, otros abordando ya su tercer o cuarto proyecto, otros siguen liderando el proyecto que les posicionó como referente emprendedor, e incluso algunos han decidido “descansar” mientras piensan en su próxima idea.

La Fundación COTEC ya ha puesto a disposición algunas conclusiones preliminares del proyecto que pueden leerse en su página web.

Categoria: Conversaciones

:: EL BLOG EN LAS REDES ::