Evaluación personal: ¿Conoces tus habilidades para el empleo?

Habilidades. Competencias. Empleo.
 

Un puesto de trabajo requiere de los candidatos un cierto número de habilidades, pero no todas ellas son técnicas u operativas, muchas tienen más que ver con aptitudes personales o conocimientos generales. Así, a la hora de postularte a un nuevo empleo o definir tu perfil profesional es muy importante analizar detenidamente todas las habilidades que pones en juego en cada ocasión.

Hoy, te proponemos repasar estas competencias juntos:

Habilidades específicas del puesto: Son aquellas realmente indispensables para el trabajo al que deseas postularte. Por ejemplo, si deseas acceder a un empleo de redactor, será necesario contar con una excelente ortografía y gramática. En todo caso, para encontrar cuáles son las habilidades específicas de un puesto dado, presta atención a las palabras clave utilizadas en la descripción de la oferta que se vinculan directamente con las tareas del empleo. Pregúntate entonces si es posible realizar esas funciones sin las habilidades indicadas. Una vez que las hayas reconocido, estas competencias serán las que querrás que figuren en el encabezado de tu perfil o estén destacadas en tu CV.

Habilidades transferibles: Son aquellas no específicas de un puesto determinado y que pueden ser utilizadas para desarrollar diferentes tipos de tareas. Por ejemplo, los idiomas. Seguramente podrás aprovechar muchas de las habilidades desarrolladas o conocimientos aprendidos en anteriores empleos también para tu próximo puesto. Puedes resaltar la importancia de estas competencias en tu CV o perfil añadiendo más información sobre ellas (cómo, dónde o cuándo las has adquirido o qué nivel posees), algunos datos numéricos o referencias que sirvan para demostrar que realmente dominas esas áreas.

Otras habilidades: En este caso nos referimos a competencias que son tan útiles para el empleo como para la vida misma, ya que tienen que ver con cuestiones tan generales como: el ser puntual, organizado o detallista. Si, por ejemplo, el puesto ofertado exige que el candidato sea proactivo, con “don de gentes” o comprometido, ésas son la clase de habilidades que se vinculan directamente con su personalidad. Puedes destacar indirectamente estas competencias en tu CV o perfil, añadiendo intereses o hobbies que requieran o desarrollen el tipo de habilidades solicitadas. Así, por ejemplo, ¿quieres demostrar que eres perseverante y tenaz? Un arte marcial o deporte competitivo puede ayudarte a resaltar esas características de tu personalidad.

Analizar cada uno de estos aspectos te ayudará a conocerte mejor y saber si tienes el perfil necesario para el empleo al que deseas postularte, a su vez, clarificar estos datos a través de ejemplos y palabras claves en tu perfil o CV, también ayudará a los reclutadores descubrirte.

Categoria: Mundo laboral

:: EL BLOG EN LAS REDES ::