“Nuestro espacio nos permite estar 24 horas en contacto con una comunidad creativa e innovadora”

Conversaciones. Coworking.
 

¡El coworking y los viajes son dos de las actividades que más nos apasionan! Y, sin lugar a dudas, el mar Mediterráneo y el océano Atlántico son el marco perfecto para cualquiera de ellas. Al menos eso fue lo que pensaron Marina Pabón y sus dos socias, Eva Espinosa y Verónica Triviño, fundadoras de “La Cocotera”: un hostel ubicado en Tarifa (Cádiz), que ofrece alojamiento y coworking, dirigido a esa red, cada vez más amplia, de gente que viaja y trabaja al mismo tiempo. Con Marina, hablamos de su novedoso emprendimiento, emplazado en un bellísimo entorno natural, en el extremo más sur de nuestro país.

¿De qué se trata La Cocotera?

La Cocotera es el primer espacio Hostel&Coworking de Europa, alojamiento hostel con oficina compartida y eventos formativos. La idea surgió ante la necesidad de un espacio para profesionales nómadas en Tarifa (son los llamados nómadas digitales), personas que viajan por el mundo llevando su oficina a cuestas, es un segmento en crecimiento como consecuencia de los cambios en los modelos de trabajo, por lo que necesitan espacios adaptados a sus necesidades, tanto profesionales como de ocio. Es un público al que le encaja perfectamente la oferta de Tarifa en sus meses estacionales y que a la vez impulsa la economía local dentro de los meses más duros. El escaso flujo turístico, las posibilidades del entorno natural y las condiciones para practicar deportes son favorecedoras para poder crear una oferta de “Workations” (work+vacations). La Cocotera da la posibilidad de trabajar en un entorno en el que sus usuarios se sientan de vacaciones y esto hace que se active su motivación. La idea del alojamiento y coworking surgió a principios de 2013, aunque nos costó algo más ponerlo en marcha. Actualmente llevamos 2 años con el establecimiento abierto. ¡Esperamos poder seguir mucho tiempo más dándole al coco!

¿Es vuestro primer emprendimiento?

Hemos emprendido anteriormente varios proyectos por separado; aunque La Cocotera es nuestro primer proyecto empresarial. Hubiera sido mas fácil si el sistema en el que vivimos favoreciera el emprendimiento y no lo viera como unas amenaza sino como una fortaleza. A diario tenemos la sensación de que a las instituciones no les interesa que se emprenda, ni que decir de quienes trabajan en ellas. El problema es que en lugar de emplear el 100% de nuestro tiempo en aportar valor a nuestro proyecto y a la economía en general, el 80% de este debemos emplearlo en buscar soluciones a todas las trabas que nos plantea el sistema.

¿Qué ha sido lo mejor y qué lo más difícil de iniciarse como emprendedoras?

Lo mejor ha sido la auto-superación profesional del equipo, conocer y estudiar cada día a nuestro público y adaptar nuestra oferta a sus necesidades reales a la vez que disfrutamos de lo que hacemos. Lo más difícil ha sido adaptarnos a todos los requisitos obligatorios para poder iniciar la actividad, algunos lógicos y otros incomprensibles además de poco prácticos. Altos costes y la nula ayuda a emprendedores.

¿Cuáles consideras que fueron las principales claves para avanzar con el proyecto de La Cocotera?

Nuestra fe en el proyecto, la pasión con la que lo trabajamos, la administración solidaria de los socios y sin duda la creación de nuestro modelo de negocio centrándonos en un público objetivo muy concreto.

¿Cómo es trabajar en el sector de hostelería y coworking?

Para nosotras es muy enriquecedor a la vez que divertido. Nuestro espacio nos permite estar 24 horas en contacto con una comunidad creativa e innovadora, personas que en sus modelos de vida ya han roto los moldes que nos marca el sistema y van un poco más avanzados que el resto. Personas de diferentes culturas, costumbres e inquietudes, conviviendo y trabajando en el mismo espacio (coworking), creando sinergias.

¿Cuáles crees que son las características que deben tener quienes se desempeñan en este ámbito para hacerlo con éxito?

Deben ser personas dispuestas a romper moldes, vivir la vida con pasión y con el convencimiento de que podemos mejorar nuestro sistema y que cada uno de nosotros somos la clave para el avance comunitario. El factor social es una característica esencial, no solo para conseguir una comunidad, sino para poder entender al público y sus necesidades en cada momento. Visión general para poder enfocarse en lo concreto.

¿Cómo imaginas el futuro de vuestro emprendimiento y del sector?

Generalmente lo veo con un crecimiento lento y solo apto para los que no tienen miedo a arriesgarse.

Categoria: Conversaciones

:: EL BLOG EN LAS REDES ::