¡A la caza de un tesoro fotográfico!

Fotografía. Team-building. Afterwork.
 

Si aún no has logrado cosechar momentos divertidos y buenos recuerdos con tu equipo de trabajo, ¡ésta es la oportunidad que estabas esperando! Se trata de una actividad de team-building similar a una “búsqueda del tesoro” por la ciudad, sólo que los retos en este caso son fotografías. Así, mientras dan un paseo, los equipos participantes deberán encontrar el modo de retratar aquello que las consignas del juego requieran.

El coordinador de la actividad realizará una lista con 12 a 15 desafíos fotográficos que los equipos deberán cumplir. La lista podrá incluir personas, lugares, cosas o acciones que puedan ser captadas con la cámara. Por ejemplo: una celebridad local, una tienda tradicional, algo de color determinado (amarillo, verde, rojo, etc.) o que comience con una letra específica (“i”, “f”, “z”)… El abanico de ideas es infinito y su límite será la imaginación del coordinador y la creatividad del equipo para resolver la consigna y obtener fotografías originales.

Grupos de tres o cuatro personas equipados con una cámara (preferentemente digital) y la lista con los desafíos, se lanzarán a la caza de las fotografías solicitadas. La dificultad ha de ser la misma para todos los equipos, por ello, las listas entregadas deberán contener los mismos desafíos.

Antes de comenzar la búsqueda, todos juntos deberán leer la lista de desafíos para cerciorarse de comprender exactamente cuáles son los retos indicados. Es importante tener en cuenta que en cada fotografía tomada deberán aparecer también todos los integrantes del equipo.

Se establecerá un límite de tiempo (2 o 3 horas aprox.) para resolver el mayor número de consignas posibles. Y se animará a los participantes a ser creativos y buscar soluciones ingeniosas y originales. Por ejemplo, si se les pide hacer una fotografía de nubes y el día está completamente despejado, el equipo podría utilizar un trozo de algodón para simular esas nubes.

Finalizado el tiempo para la realización de las consignas, todos los equipos deberán volver a reunirse para mostrar sus fotografías. Cada reto resuelto equivaldrá a un punto y también es una buena idea conceder un punto extra por la originalidad o el esfuerzo adicional que un equipo haya realizado al resolver un desafío.

La caza de fotografías es una actividad ideal para generar vínculos con los compañeros de oficina y que puede llevarse a cabo sin necesidad de demasiados preparativos, solo con buena predisposición, trabajo en equipo y ¡un toque creativo!

Categoria: Afterwork

:: EL BLOG EN LAS REDES ::