Mark Zuckerberg, una historia de éxito y filantropía

Mark Zuckerberg. Facebook. Filantropía.
 

Apasionado por la programación desde muy pequeño, en 2004 y con tan solo 19 años, Mark Zuckerberg creó, junto con sus compañeros de la Universidad de Harvard, la red social Facebook con el objetivo de que los alumnos de la universidad se pudieran poner en contacto entre ellos, a través de Internet, y compartir fotos y mensajes. Pero a los pocos meses, no solo se habían registrado en Facebook los estudiantes de Harvard sino también de una treintena de universidades americanas.

El éxito y el registro constante de nuevos usuarios llevó al creador de Facebook a abrir la red social al público en general y a convertirse en un auténtico fenómeno social alcanzando, en el 2006, los 64 millones de usuarios de Estados Unidos, Canadá y Reino Unido. Un año y medio más tarde, Facebook amplió fronteras ofreciéndose en otros idiomas como el francés, el alemán o el español entre otros. En la actualidad Facebook cuenta con 2.000 millones de usuarios activos al mes en todo el mundo y su valor en bolsa alcanzó los 382.100 millones de dólares a mediados de 2017.

Esta es la historia de éxito de Mark Zuckerberg, un joven que la revista Forbes incluyó en diciembre de 2007 en el ranking de las 25 personas más influyentes de Internet, en el 2008, con tan solo 23 años, se convirtió en el multimillonario más joven de la lista Forbes y en la actualidad la misma lista le considera la quinta persona más adinerada del planeta. Además, la revista Time ha nombrado a Zuckerberg como una de las 100 personas más ricas e influyentes de todo el mundo. Pero esta carrera meteórica hacia el éxito ha ido acompañada de una importante faceta filantrópica.

Coincidiendo con el nacimiento de su primera hija, en diciembre de 2015, Zuckerberg y su mujer, Priscilla Chan, anunciaron a través de un comunicado la creación de la Chan Zuckerberg Initiative, una organización que tiene como misión “promover el potencial humano y promover la igualdad en áreas como la salud, la educación, la investigación científica y la energía”. Para ello, la pareja anunció que donarían a la organización el 99% de sus acciones de Facebook a lo largo de toda su vida.

En la “Carta a nuestra hija Max”, publicada en Facebook, Mark y Priscilla aseguraban que “creemos que todas las vidas tienen el mismo valor, y eso también incluye a todos los que vivirán en las futuras generaciones. Nuestra sociedad tiene la obligación de invertir ahora para mejorar las vidas de todos los que vienen a este mundo, no solamente de los que ya están aquí. Nosotros dirigimos nuestros recursos hacia los grandes problemas y oportunidades a las que tu generación tendrá que enfrentarse”.

Categoria: Protagonista

:: EL BLOG EN LAS REDES ::